jueves, 21 marzo 2019
16:32
, última actualización
Local

Consenso para aplicar las medidas anti crisis

Como era de esperar, la economía será el epicentro del debate en el nuevo curso político. Y en España no se atisba, como sí se ha logrado en otros países, un gran pacto entre los grandes partidos para sacar al país cuanto antes de las turbulencias.

el 16 sep 2009 / 07:52 h.

Como era de esperar, la economía será el epicentro del debate en el nuevo curso político. Y en España no se atisba, como sí se ha logrado en otros países, un gran pacto entre los grandes partidos para sacar al país cuanto antes de las turbulencias.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aprovechó ayer su arranque del curso en Galicia para mostrar su frontal oposición a la medida anunciada un día antes por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de subir "de forma temporal y limitada" algunos impuestos.

El Partido Popular ni siquiera esperó a que el Gobierno concrete dicha subida para lanzar una andanada en toda regla y acusar al ejecutivo de "despilfarrar" el dinero de los contribuyentes, lo que obligó al portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso a tildar a Rajoy de "insolidario".

Es evidente que a estas alturas resulta inviable un pacto entre socialistas y populares para aunar esfuerzos contra la crisis. La oposición ha utilizado la recesión para atacar con todas sus fuerzas a la gestión del Gobierno y con su discurso de ayer ha dejado claro que buscará durante todo el año el desgaste de Zapatero por el flanco económico, sabedor de que volverán los datos negativos del paro y que España tardará un año más en salir de la crisis que los países de la zona euro.

El Gobierno hace bien en mantenerse inflexible en su política social de servicios y ayudas públicas, pero debe explicar con claridad cuáles son sus nuevos planes contra la crisis y aplicarlos con rigor y, sobre todo, el mayor consenso posible, sabiendo que mantener los derechos sociales implica obtener recursos extra para las maltrechas arcas del Estado.

El PP, por su parte, se ha lanzado en tromba antes incluso de que el Gobierno haya detallado su plan de tipos impositivos, lo que hace pensar que tampoco escuchará la oferta de pacto en educación y energía. La confrontación marcará la segunda mitad de la legislatura, algo que en nada beneficia al país en la actual coyuntura.

  • 1