Deportes

Consideraciones sobre una noche de Copa

La eliminatoria ante el Atlético Ciudad está ya encarrilada y casi sentenciada, pero el encuentro de ayer dejó varios matices que, además del resultado, pueden tener validez de cara al futuro. El Sevilla, por una parte, debe mejorar en defensa y ganar para la causa a Romaric. Por otra, Jiménez anoche calmó la ansiedad de Luis Fabiano y pulió aún más a Navas.

el 27 oct 2009 / 22:50 h.

Aplausos. Jiménez acertó con Luis Fabiano. Realmente necesitaba jugar y, sobre todo, marcar. Acabó el partido con 45 minutos más en las piernas, pero con varios kilos de negatividad menos en la cabeza. El brasileño vive del gol.

Pitos. Para la defensa nervionense. Lo peor de partidos como el de anoche es que dejan sensación de inseguridad y desconfianza en los propios jugadores, por mucho que sea un partido de Copa y hubiera relajación. Muy mal Lolo, ciertamente, pero en general toda la línea defensiva, que no debe permitir goles como el primero del Atlético Ciudad.

Pitos. Para Jiménez. Asegura que no señala a Lolo con su cambio. Pero por muchas declaraciones parcheadas que realice no oculta la realidad. Tras varios fallos y una tarjeta lo señaló, y de qué manera, como culpable. Lo cogería en caliente, o a pie cambiado, pero fue un feo detalle, sobre todo porque está por ver si se repite con otros jugadores.
Aplausos. Para Jesús Navas. Cuando se acerca a la portería rival cada vez tiene la cabeza más fría y decide con más calidad. Ese punto de precipitación ante el gol lo está superando y sus registros, cuatro goles ya esta temporada, dan la razón a esta notable mejoría.

Aplausos. Para Jiménez. Sacó un equipo mixto, con varios titulares, pero si saca a un once inicial con seis del filial y pierde le habría caído el chaparrón. Tiene la eliminatoria encarrilada y cabe recordar que para el partido de vuelta el Sevilla probablemente no pueda contar con varios de sus internacionales, al celebrarse en días previos a las concentraciones de las selecciones. Como pega, si acaso, que Redondo y José Carlos podrían haber tenido algún minuto.

Pitos. Para Koné y Romaric. El primero por no aprovechar su oportunidad. El segundo, por volver a estar pasado de peso, como la pasada campaña. ¡Profesionalidad!

  • 1