Local

Construyendo el campo

Revelaba ayer El Correo que, como a las obras empiezan a sobrarles más manos que a la diosa Shiva, el excedente de trabajadores está escanciándose poquito a poco desde la crisis del ladrillo hacia la crisis del campo.

el 15 sep 2009 / 05:20 h.

Revelaba ayer El Correo que, como a las obras empiezan a sobrarles más manos que a la diosa Shiva, el excedente de trabajadores está escanciándose poquito a poco desde la crisis del ladrillo hacia la crisis del campo. Aquí, a decir verdad, hay crisis para todo el que quiera trabajar, véase Eurovisión. Tiene cierta faceta bíblica este regreso desde las alturas hasta las raíces, del polvo a las cenizas, del suelo hipotecado a la tierra prometida. Hay una especie de halo de trascendencia que lo mismo es sólo cemento en suspensión, puede, pero que invita a pensar en que la Tierra es sabia no sólo cuando desata huracanes, funde polos o adapta a sus criaturas, sino también cuando, como al hijo pródigo, las hace abandonar el servicio al dinero para volver y reconciliarse con las verdades de la vida. A ver si así resucita el campo y los trabajadores se libran, de paso, de esos diosecillos de manos largas a los que han estado sirviendo.

  • 1