Deportes

Contador clava la bandera de oro en Angliru

Alberto Contador (Astana) dio un paso decisivo en la Vuelta al imponerse con autoridad en la etapa reina entre San Vicente de la Barquera y el Alto del Angliru, el 'Olimpo' del ciclismo español.

el 15 sep 2009 / 11:46 h.

Alberto Contador (Astana) dio un paso decisivo en la Vuelta al imponerse con autoridad en la etapa reina entre San Vicente de la Barquera y el Alto del Angliru, el 'Olimpo' del ciclismo español, donde el maillot oro fue a parar al 'dios' de los escaladores, más cerca de poner su nombre en la lista de ilustres que han ganado las tres 'grandes'.

Contador, de 25 años, sentó cátedra en la pared asturiana. Demostró su condición de mejor escalador del mundo con una subida trepidante que nadie pudo aguantar. Entró disparando, señalándose el pecho tras su heroicidad, en solitario. Alejandro Valverde (Caisse d'Epargne), herido en su orgullo, entró segundo a 43 segundos y tercero fue su compañero Purito Rodríguez a 57. A continuación cruzaron Levi Leipheimer a 1:04 y Carlos Sastre a 1:29, rendido ante el poderío del madrileño.

Contador se vistió de oro en la mítica cima del Angliru, donde los ganadores, como lo fueron antes Chaba Jiménez, Gilberto Simoni y Roberto Heras, se abren un hueco en la leyenda del ciclismo español. Y tomó impulso para poner su nombre junto al de Anquetil, Hinault, Merckx y Gimondi, los héroes que han ganado Tour, Giro y Vuelta.

Su hazaña tuvo lugar en Asturias, donde esquivó la muerte en 2004 cuando sufrió una caída por un cavernoma cerebral a la entrada de Infiesto. Remontó el puerto de la vida y ahora a 60 kilómetros de aquel accidente, firmó una victoria inolvidable.

El líder del Astana tiene a su compañero Leipheimer a 1:07 minutos y a Carlos Sastre a 3:01. El vencedor del Tour 2008 llegó tocado y casi hundido. "No tuve alegría sobre la bicicleta", dijo. Ezequiel Mosquera (Xacobeo) es cuarto a 4:19 y Alejandro Valverde quinto a 4:40. Diferencias apreciables, casi insalvables.

Una etapa que nació a nivel del mar y desembocó a un paso del cielo, donde los pulmones echan de menos un poco más de oxígeno. Los altos del Ortigueiro (3a) y los de Arnicio y La Colladona, ambos de primera categoría, abrieron el apetito del pelotón, que anduvo entretenido en la persecución de tres anónimos, el francés Kern, el holandés Tjallingi y el eslovaco Jurco.

El Astana encendió la traca en el ascenso del Cordal. Los hombres de Contador tomaron al ritmo que tocaba el portugués Sérgio Paulinho, un paso exigente, de desgaste, que redujo el pelotón a 20 unidades. El primer eliminado, con antelación, fue el vasco Igor Antón, que se fue al suelo en el descenso del Cordal.

En los pies del Angliru, el Astana mantuvo la batuta. Ahora Klöden, después Rubiera, y luego Leipheimer y Contador de directores de orquesta. Los dueños del ascenso. Todo un recital.

Pero hubo rebelión en La Cuesta les Cabanes (21,5 % de pendiente). Atacó Valverde, con cuentas pendientes. Se le pegó Contador, también Joaquim Rodríguez, pero no Leipheimer, ni Carlos Sastre, ya en el papel de perseguidores.

El golpe de mano llegó en Los Lugones (15,4 por ciento). El ganador del Giro sacó a relucir el molinillo para marcharse en solitario hacia la meta. Valverde aguantaba en torno al minuto, cerca Leipheimer. Sastre puso su ritmo y no se cebó. Cuatro kilómetros de academia llevaron a Contador hasta la cumbre.

La segunda etapa de montaña en Asturias unirá Oviedo con la estación de esquí de Fuentes de Invierno, en el Alto de San Isidro, con un recorrido de 158,4 kilómetros y seis puertos, tres de ellos de primera: La Colladona, La Colladiella y San Isidro. Más leña.

  • 1