Deportes

Contador: "El Tour ya está imposible"

Contador se desplomó en los dos kilómetros finales del Galibier y ya está a 4:44 del líder Voeckler.

el 21 jul 2011 / 18:39 h.

Los dos últimos kilómetros del Galibier se hicieron interminables para Alberto Contador, que perdió 1:43 sobre el grupo de los favoritos, encabezado por Frank Schleck. "He tenido un mal día. La piernas no me han respondido y he cogido una pájara increíble. Ha sido un día muy duro desde el principio", admitió en la meta el tricampeón del Tour, que este año no podrá repetir victoria en los Campos Elíseos. "La victoria ya está imposible", reconoció resignado.

La ya centenaria cima de la Grande Boucle supuso la tumba de Contador, con 3:50 cedido sobre Andy Schleck y 1:35 sobre Cadel Evans. "Andy ha jugado sus bazas de manera inteligente. Metió compañeros en la escapada y ha hecho una gran etapa, hay que darle la enhorabuena", comentó el jefe de filas del Saxo Bank, aún exhausto por el esfuerzo. Tampoco ahorró elogios con Cadel Evans, que tomó la iniciativa en el último puerto. "Ha hecho un trabajo increíble y ha dado mucho la cara".

"El inicio de la etapa no ha sido bueno, he tenido que bajar al coche del médico por un antiinflamatorio, aunque tampoco me esperaba esto. A siete u ocho kilómetros de la meta ya me encontraba muy mal, iba aguantando hasta que he decidido ir a mi ritmo y fuera. Tenía una flojera increíble, no sé a qué se habrá debido", finalizó Alberto, decimoquinto en la meta, superado por corredores con mucho menos pedigrí como Tom Danielson o Rein Taaramae.

El desfallecimiento del líder del Saxo Bank también fue analizado por Bradley McGee, uno de sus directores, mano derecha de Bjarne Riis. "Debemos aceptar la derrota como deportistas. Lamentamos no haber estado entre los mejores, aunque aún quedan dos etapas y queremos ser protagonistas", resumió el ex contrarrelojista australiano.

La extenuante etapa reina en los Alpes también castigó severamente a Samuel Sánchez, que enterró sus posibilidades de subirse al podio en París. "Desde el Izoard no venía bien. En el Galibier he intentado no explotar, mantener una marcha que me llevara arriba", señaló el jefe de filas del Euskaltel. "Va a ser casi imposible sorprender en Alpe D'Huez", adelantó, en referencia a la jornada del viernes, de apenas 110 kilómetros, con final en el mítico Col de las 21 curvas.

  • 1