Local

Controles de la Guardia Civil y más radares para reducir los accidentes

El 91% de los siniestros que se ha producido en la provincia de Sevilla en verano se ha debido a la distracción o al cansancio

el 07 sep 2011 / 20:23 h.

TAGS:

Más radares y colocados en puntos conflictivos, controles de la Guardia Civil en las carreteras secundarias, mayor presencia de helicópteros de la DGT y una campaña de concienciación contra las distracciones al volante son algunas de las medidas urgentes que se van a poner en marcha para paliar la sangría de víctimas en las carreteras de la provincia de Sevilla que en los meses de julio y agosto se han remontado a cifras de comienzos de la pasada década, con 24 fallecimientos.

El subdelegado del Gobierno, Faustino Valdés, presidió ayer una reunión con representantes de los gobiernos central y autonómico y de la Diputación de Sevilla, además de la Guardia Civil y del centro de gestión de tráfico, para analizar las causas del crecimiento de esta cifra.

Valdés destacó que, del análisis de los informes realizados por la Guardia Civil y los técnicos, se extrae la conclusión de que "ha habido un aumento exponencial de los accidentes por distracción, el 81%, y por distracción y cansancio, el 10%, mientras que el otro 10% hay que achacarlo a la velocidad inadecuada y al incumplimiento de las normas". En años anteriores la distracción y el cansancio sólo suponían el 40% de las causas de siniestros, por lo que aseguró que "vamos a intentar incidir en que no ocurra".

Aunque en ocasiones se apunta, entre los causantes de los accidentes de tráfico, el estado de las carreteras, el subdelegado señaló que el 40% se produjo en autopistas y autovías, y el 60% en el resto de vías "por lo que no hay una incidencia directa de las características de la vía", si bien, señaló que en este tiempo no se produjo ningún accidente mortal en las carreteras dependientes de la Diputación provincial. Valdés reseñó a su vez que hasta agosto se produjeron unos 1.000 accidentes menos que en 2010, "pero los de este año han tenido mayor lesibilidad".

 Ya se han puesto en marcha una serie de medidas encaminadas a mejorar la seguridad vial en la provincia y otras lo harán próximamente. Ya ha comenzado "una campaña para concienciar más a los conductores a través de las pantallas, recomendándoles prudencia, y que no usen el móvil, que no cambien la radio y que además no conduzcan cuando estén cansados, solicitando además el uso del cinturón", reseñó Valdés, que indicó que el 25% de los fallecidos no lo llevaba puesto.

Además anunció el aumento de la presencia de los helicópteros de la DGT "con un fin recordatorio"; el aumento de la presencia de radares y el cambio de sitio de algunos de los existentes hacia puntos conflictivos; "más presencia de Guardia Civil en las carreteras secundarias donde se produce más lesibilidad"; y los ocho vehículos de la DGT con radares móviles se pondrán "en carga" situándolos en las entradas y salidas de las poblaciones.

Aunque el subdelegado del gobierno insistió que "no se ha detectado causa-efecto" entre el estado de las carreteras y los accidentes mortales, indicó que "en un periodo de dos meses las tres administraciones -Estado, Junta y Diputación- vamos a revisar las vías en las zonas donde ha habido más siniestralidad por si se puede mejorar la seguridad con la instalación de señalización, quitamiedos...".

Entre las carreteras más conflictivas señaló las de Marchena y Las Cabezas de San Juan, "pero también la autopista de peaje AP-4, donde el 25 de mayo se produjeron tres muertes en un accidente". Así, señaló sobre el accidente de Marchena en el que el domingo perdieron la vida un matrimonio joven y su bebé que "aunque no está terminado de investigar todo apunta en el sentido de engordar el porcentaje de cansancio y distracción".

Valdés concluyó su comparecencia indicando que "tenemos que seguir trabajando en el sentido que íbamos -una media de 10-11 muertes en los últimos siete veranos- y que éste sea sólo un momento transitorio".

  • 1