lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Economía

Contsa vendía pisos en Bulgaria y prometía devolver la inversión en 2 años

Se trata de la declaración ante la juez de uno de los ocho imputados en la causa

el 19 nov 2009 / 22:40 h.

Un apoderado de la inmobiliaria sevillana Contsa, cuyo dueño está en prisión por una presunta estafa con 1.653 afectados, dijo ayer a la juez que la empresa vendió pisos en Sofía con una primera entrega de 18.000 euros, que prometía devolver duplicados a los dos años.

Fuentes del caso informaron a Efe de que el apoderado de Contsa F.L.C., uno de los ocho imputados en la causa, ha declarado a la juez de instrucción 17 de Sevilla que Contsa pretendía vender 150 apartamentos en la capital búlgara, para lo cual ofreció a sus inversores una primera aportación de 18.000 euros, que a los dos años se devolverían con rendimientos de otros 18.000 euros o con la opción de formalizar el contrato de compra por 72.000 euros.

Según los denunciantes, Contsa solo poseía 16 inmuebles (siete apartamentos con plaza de garaje y otros dos sin garaje) pero formalizó contratos de inversión con al menos 33 afectados, personados como acusación particular en las diligencias judiciales.

F.L.C. declaró en el sumario relativo a las actividades de Contsa en Bulgaria, uno de las ramas del sumario por el que está encarcelado desde octubre de 2008 el dueño de la empresa, José Salas Burzón, acusado de presuntos delitos de estafa piramidal, falsedad contable, administración desleal e insolvencia punible en la gestión de su empresa, que presentó suspensión de pagos en febrero de 2008.

Según el informe de los administradores judiciales, Contsa tiene un déficit de 86,8 millones de euros entre el activo de 28,4 millones y el pasivo de 115,2 millones, que debe a 1.653 afectados.

Imputados. En el caso, iniciado por denuncia de varios inversores, están imputados el empresario y ocho personas de su entorno, entre ellos su propia esposa, empleados, el apoderado F.L.C. y personas que compraron bienes en las semanas previas a la suspensión de pagos.

Las citadas fuentes informaron a Efe de que el apoderado explicó a la juez que a las personas que formalizaron un primer contrato de compra de los pisos en Sofía se les ofrecía otro apartamento en las mismas condiciones pero financiado por Cartuja Financiera, una de las empresas del grupo que ahora se encuentra en liquidación.

Dicho préstamo se ofrecía sin intereses hasta cerrar la operación, ha dicho el imputado. Según los denunciantes, la venta se cerró sin haber comenzado siquiera la construcción de los pisos, y en los contratos no se concretaba el apartamento objeto de la compra ni otros aspectos identificativos.

  • 1