Local

Conviviendo entre raíces

El Tiro del Línea lleva más de una década reclamado el cambio del arbolado para frenar la entrada de raíces en las casas y la proliferación de plagas de ratas y cucarachas.

el 17 sep 2014 / 13:39 h.

Los vecinos lamentan que se "parcheen" las calles y no se acometa un plan de renovación del arbolado en la barriada de Santa Genoveva. Foto: Carlos Hernández Los vecinos lamentan que se "parcheen" las calles y no se acometa un plan de renovación del arbolado en la barriada de Santa Genoveva. Foto: Carlos Hernández Sentía a las ratas corriendo por debajo de la bañera. Hasta en cuatro ocasiones he tenido que levantar la solería del cuarto de baño en los últimos años. Las raíces entran en casa y arrasan con todo». La frase de este vecino de la calle Sierra de Vicaría es el mejor resumen del problema que sufre la barriada de Santa Genoveva, en el Tiro de Línea. El arbolado de las calles, paraísos de grandes dimensiones a menos de un metro de las fachadas, supone «una amenaza constante» para las casas y sus vecinos. Las raíces se adentran en su interior buscando las humedades de las tuberías y provocan daños en el acerado y en el suelo de las viviendas, en especial en los bajos. En las oquedades que van dejando se suelen acumular las ratas y cucarachas que cada verano toman la barriada. El problema no es nuevo. Hace más de diez años los vecinos detectaron «unas grietas» en las casas. Entonces se descubrió que eran provocadas por el crecimiento de las raíces de los árboles de la calle, que, previamente, ya habían levantado las losas del acerado. Durante años, relatan los afectados, han venido reclamando a los distintos gobiernos muni­cipales un plan concreto que ataje «definitivamente» este problema que trae de cabeza a sus vecinos. Hace unos días, detectaron que varios operarios del Ayuntamiento empezaban a «parchear» la zona afectada, en concreto un tramo de la calle Sierra de Vicaría. La asociación de vecinos Santa Genoveva-Tiro de Línea lamentaba ayer que «nuevamente» se pierda la ocasión de arreglar una cuestión que es «una constante» en las calles Sierra de Úbeda, Sierra del Castaño, Pueblo de las Mujeres y la ya mencionada Sierra de Vicaría, entre otras:«Están cortando las raíces y volviendo a poner bien las losas desniveladas de la acera. No es la solución a este problema», relataba la presidenta vecinal, María Luisa Pérez. Aseguraba que esto mismo ya se hizo hace «un par de años» y que, como se ha podido comprobar luego, la medida «no ha sido efectiva». En su opinión, esta última intervención del Ayuntamiento es «un despifarro, tirar el dinero público» aprovechando la precampaña electoral de las próximas municipales. La propuesta de la entidad vecinal es bastante clara. Pide una actuación integral que acabe con estos paraísos, «inadecuados» para la ciudad, pues pueden alcanzar los 10 metros de altura y un tronco de hasta 70 centímetros de ancho que se ramifica de manera abundante:«Queremos que quiten estos paraísos o también llamados árboles de sombra, que tanto daño están haciendo». En su lugar, proponen que se pongan otras especies «menos conflictivas», como el naranjo, «que también funcionan, sin embargo, en las plazoletas interiores de la barriada de Santa Genoveva».

Señalización deñ arreglo del acerado que estos días lleva a cabo el Ayuntamiento.
Señalización deñ arreglo del acerado que estos días lleva a cabo el Ayuntamiento.
La asociación de vecinos no entiende por qué no se actúa sobre un problema que «tantos escritos» ha motivado en el distrito municipal. «Si se ha quitado el arbolado de la calle Almirante Lobo por este mismo problema y no ha pasado nada, por qué no se va a hacer aquí», argumentan los afectados, que no se resignan e insisten en presentar nuevos escritos para poner en marcha el cambio de árboles. No obstante, los testimonios de algunos afectados alertan de que «el deterioro» de las casas ha ido aumentado en los últimos años: «Las grietas se han agrandado. Cada vez está peor. Se levanta una losa del cuarto de baño o la cocina y saltan las cucarachas y, en verano, las ratas», señalaba José, residente de la calle Sierra de Úbeda. Y es que las grandes dimensiones de las raíces han ido ahuecando el subsuelo y creando nidos para este tipo de animales. «No deben poner árboles tan grandes tan cerca de las viviendas», subrayan otros, mientras recuerdan los daños que causan en el alcantarillado. Desde el Ayuntamiento, por su parte, asegura que «está estudiando la propuesta vecinal», ya que tras la experiencia de la calle Almirante Lobo se han dado cuenta de que «hay especies que quizás no sean las más idóneas para el viario público, pero que se pusieron teniendo en cuenta otros criterios», reconocieron fuentes municipales.

  • 1