lunes, 22 abril 2019
14:11
, última actualización
Local

Copenhague decepciona

El gran acuerdo sobre el clima no pudo ser. Obama alcanzó un pacto en Dinamarca con China, India y Suráfrica, pero no es suficiente.

el 18 dic 2009 / 21:48 h.

TAGS:

Dos participantes en la cumbre del clima siguen el discurso de Obama.

La cumbre mundial que buscaba un gran acuerdo para luchar contra el cambio climático ha terminado decepcionando a todos. Los 12 días de negociaciones terminaron ayer sin el consenso que todas las delegaciones deseaban aunque ninguna de ellas dio su brazo a torcer, por lo que el gran pacto resultó imposible. La ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, reconoció durante la tarde de ayer durante uno de los recesos de las reuniones que un acuerdo resultaría "muy complicado. "Estamos atravesando uno de los momentos de mayor dificultad", dijo.

Al final de la jornada, el presidente de EEUU, Barack Obama, EEUU pudo lograr un "acuerdo significativo" con China, India y Sudáfrica para un pacto, según fuentes de la Casa Blanca. Aún así, un alto funcionario estadounidense indicó que el acuerdo obtenido no es en sí suficiente para luchar contra el cambio climático pero sí representa "un primer paso importante".

El alto funcionario, que habló bajo la condición del anonimato, señaló que el acuerdo se logró tras un encuentro del presidente estadounidense con el presidente sudafricano, Jacob Zuma, y los primeros ministros de India y China, Manmohan Singh y Wen Jiabao. Al cierre de esta edición no habían trascendido aún los detalles del acuerdo de mínimos.

Previamente, durante toda la jornada se había negociado con un borrador de 12 puntos que fija dos grados centígrados como la subida global de temperaturas máxima para evitar graves interferencias en el clima, aunque señala que el acuerdo será revisado en 2016, cuando se podría limitar esa subida a 1,5 grados, una petición de los países más amenazados por el cambio climático. El documento propone una reducción global de emisiones del 50% en 2050 por debajo de los niveles de 1990 y no señala una fecha para que las emisiones alcancen su pico máximo antes de comenzar a descender.

El texto refleja que los países desarrollados acuerdan proveer los recursos financieros, tecnología y capacitación adecuados, predecibles y sostenibles para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a los efectos del cambio climático, sobre todo a los más vulnerables. Los países ricos también se comprometen a reducir sus emisiones en al menos un 80% para 2050 y a fijar recortes para 2020 sin especificar, con respecto a los datos de los años 1990 ó 2005.

Presencia de Obama. El protagonista más esperado para la última jornada de la cumbre fue el presidente de EEUU, Barack Obama, quien llegó a reunirse hasta en dos ocasiones con el primer ministro chino, Wen Jiabao, para tratar de llegar a un acuerdo. Con este segundo encuentro, ambos mandatarios -líderes de los dos países más contaminantes del mundo- esperaban aproximar posturas y posibilitar un acuerdo de última hora en la cumbre, que finalmente sí logró aunque no ha convencido a la mayoría de las delegaciones.

  • 1