Economía

Corbacho culpa a bancos y cajas de provocar la crisis del ladrillo

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, acusó ayer a bancos y cajas de ahorros de provocar la crisis del sector inmobiliario y de la construcción a través de la desmesurada concesión tanto de créditos a los promotores como de hipotecas, movidos por la "avaricia financiera".

el 16 sep 2009 / 07:38 h.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, acusó ayer a bancos y cajas de ahorros de provocar la crisis del sector inmobiliario y de la construcción a través de la desmesurada concesión tanto de créditos a los promotores como de hipotecas, movidos por la "avaricia financiera".

En concreto, Corbacho señaló que, "ya que desde el sector financiero se dan tantos consejos al sector laboral, voy a recordarle una cosa: que es el culpable de la situación del ladrillo. La inflación del sector inmobiliario, quien la amparó, quien la promovió, fue el sector financiero".

El ministro de Trabajo argumentó que no se hubiese construido tanto en España si las hipotecas no se hubiesen dado "al 120% del valor" de tasación del inmueble y si no se hubiesen dado créditos para la adquisición de solares "con tanta facilidad".

A su juicio, la situación económica ahora sería diferente si no se hubiese facilitado tanto la financiación en sectores "de corto plazo y altos beneficios, en lugar de en sectores estratégicos de más largo recorrido", estimó Corbacho en declaraciones a Europa Press.

"Y a mí me gustaría que algún responsable del sector financiero saliera algún día y dijera: ganamos mucho dinero en aquella época, pero nos equivocamos", dijo el ministro, para quien es necesario pensar que en el futuro la economía disponible del sector financiero "no debe volver al ladrillo, más allá del espacio que este sector tiene que ocupar, que no es poco".

Según los cálculos del responsable de Trabajo, España tiene un mercado potencial de demanda de unas 400.000 viviendas. "Me parece razonable que se habiliten facilidades para dar créditos y sobre todo hipotecas, aunque sea al 80% (del valor de tasación), para que la gente compre un piso de VPO", indicó.

A su parecer, aún falta llevar a cabo un análisis en la situación actual. "Todo el mundo me da consejos de lo que tengo que hacer como ministro, pero nunca escucho a los del sector financiero decir: nos hemos equivocado nosotros también, y en alguna parte de esta crisis hemos sido responsables", recriminó.

Para el ministro de Trabajo, la crisis actual "tiene un primer origen indiscutible, que es la avaricia financiera", que ha impactado en la economía real provocando un enfriamiento y un ajuste que afecta directamente a los ciudadanos.

"No estaríamos aquí si no hubiera habido un modelo de avaricia financiera como el que hemos tenido", insistió, y advirtió de que la incertidumbre y la inseguridad que este escenario provoca en los ciudadanos tiene otro efecto, retraer el consumo y provocar pérdida de empleo.

"La incertidumbre y la inseguridad se apoderan de los ciudadanos, y eso hace que se retraiga el consumo de manera potente, se ajuste la producción y se pierda mucho empleo. En este contexto cobra una especial importancia trasladar un mensaje de confianza a los ciudadanos", recalcó.

En este sentido, Corbacho arremetió de nuevo contra la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) por no ser capaz de ver que es necesario comunicar ese mensaje de tranquilidad a la ciudadanía para reactivar el consumo. "Eso es lo que la CEOE no ha sabido ver", lamentó el ministro de Trabajo.

  • 1