Economía

Corbacho insta a apurar los 65 años para jubilarse

El futuro de las pensiones no peligra y su cobro está garantizado, aunque habrá que adoptar "sin precipitación" medidas.

el 16 sep 2009 / 02:34 h.

El futuro de las pensiones no peligra y su cobro está garantizado, aunque habrá que adoptar "sin precipitación" medidas para reformar el sistema para abordar los retos que plantea el envejecimiento progresivo de la población. El ministro de Trabajo apostó por apurar hasta los 65 años -hoy la media se sitúa en 63 años y 10 meses- la edad real de jubilación.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró ayer que las pensiones están "plenamente garantizadas ahora y en el futuro", pero admitió la necesidad de abordar "reformas sin precipitación" para hacer frente a los retos derivados del envejecimiento de la población, ante los que propuso incentivar la prolongación la vida laboral activa para acercarla al máximo legal de 65 años, desde la media actual de 63 años y diez meses.

Asimismo, apostó por las políticas de impulso a la natalidad, la incorporación de la mujer al mercado laboral y una mayor eficacia en la Administración y en la correspondencia entre aportaciones y prestaciones, así como en los procesos de gestión, a fin de mantener y reforzar la confianza de los españoles en su sistema de pensiones, sin convertirlo en un "arma arrojadiza" con fines políticos.

Durante su comparecencia en la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo, Corbacho aseguró que "en el peor de los escenarios", la Seguridad Social cerrará 2009 con un superávit del 0,4%, aunque la previsión en estos momentos está en el 0,5%. "Un resultado positivo, dada la actual situación", señaló.

No obstante, admitió que "es lógico" que la crisis económica y el fuerte incremento del desempleo afecten a las cotizaciones de la Seguridad Social, pero defendió "con rotundidad" que el sistema "goza de una magnífica salud financiera" pese a la crisis y ha permitido un "esfuerzo notable" en 2009 para garantizar la subida de las pensiones.

"El Gobierno nunca lo ha ocultado, pese a la magnífica evolución de los últimos años", señaló Corbacho, quien incidió en que las reformas necesarias deben hacerse de forma progresiva y evitar perjuicios para los ciudadanos.

El ministro quiso responder así "al debate no siempre sosegado" sobre la solidez del sistema de pensiones y, aunque eludió mencionar las advertencias del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sí señaló que "es lógico" que en la actual coyuntura económica el resultado sea "menos positivo" que en ejercicios anteriores. En este sentido, Corbacho insistió en que las cuentas del sistema están saneadas, pese a un "repunte moderado" de la morosidad del 0,4%, mientras que el Fondo de Reserva supera los 58.000 millones. "Nuestro sistema de Seguridad Social es sólido, equilibrado y viable más allá de los efectos coyunturales de la crisis", incidió el ministro. Ello se debe, aseguró, al fuerte incremento de la afiliación en los últimos años, hasta superar por primera vez los 18 millones de afiliados en el momento "álgido de la crisis"

  • 1