Economía

Corbacho insta a la patronal a no poner en peligro el diálogo social

El diálogo social es una clave fundamental para el crecimiento económico y la patronal no debería ponerle ningún tipo de trabas. Así de contundente se manifestó el ministro de Trabajo, que defendió que la riqueza de un país no sólo la generan los empresarios, sino también los trabajadores.

el 16 sep 2009 / 01:09 h.

El diálogo social es una clave fundamental para el crecimiento económico y la patronal no debería ponerle ningún tipo de trabas. Así de contundente se manifestó el ministro de Trabajo, que defendió que la riqueza de un país no sólo la generan los empresarios, sino también los trabajadores.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, cree que la CEOE "cometería un grave error" si pone en crisis el diálogo social, porque el crecimiento económico que ha tenido España en los últimos años se debe, en parte, a la ausencia de conflictividad social.

En una entrevista concedida a la Agencia Efe, Corbacho señaló que, ante la posibilidad de que se rompa el diálogo social por falta de acuerdo, el Ejecutivo seguirá gobernando "como ya lo está haciendo" y tomará las medidas oportunas, lo cual no significa "que sean las que la patronal está poniendo sobre la mesa".

Antes de las elecciones de la CEOE, celebradas el día 2, el proceso de diálogo social se estancó porque la patronal planteó reformas estructurales "de calado" que no se contemplaban en este ámbito tripartito (entre Gobierno, patronal y sindicatos).

Tras las elecciones, una vez reelegido presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán expresó su voluntad de reunirse con el ministro de Trabajo y con los sindicatos después de Semana Santa para reiniciar las negociaciones.

En este sentido se pronunció el pasado miércoles la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, quien se comprometió a dar un impulso al diálogo social y anunció su intención de reunirse la semana que viene con los integrantes de la mesa de Empleo.

Corbacho dijo que tiene el "pleno convencimiento" de que los sindicatos y la patronal de las pymes (Cepyme) están a favor del diálogo social, y que espera que a partir de ahora la CEOE "esté también a favor de una manera decidida". El ministro se mostró de acuerdo con que los empresarios planteen lo que crean conveniente, pero siempre que no sean "programas de máximos", como ha hecho la CEOE, porque consideró que si no se limitan los asuntos que deben tratarse será más difícil alcanzar acuerdos.

El diálogo social necesita un "pronunciamiento" a partir del cual se establezca la agenda con las diferentes propuestas, ante las que el Gobierno hará el papel que le corresponde de "impulsor, dinamizador y coordinador" , añadió.

En cualquier caso, Corbacho recordó que el diálogo social, "no va a resolver la crisis mundial" ni el problema financiero, porque no es su función, "aunque el Gobernador de España nos lo pida".

Para el ministro, se debe tener en cuenta que cuando un país produce riqueza no lo hace sólo por el tejido empresarial, "que es fundamental", sino por la aportación de los trabajadores. Éstos, añadió, todavía mantienen esa contención en muchos casos, y puso como ejemplo el de SEAT, cuyos empleados han aceptado una congelación salarial para poder mantener su empleo.

Por otro lado, y ante las declaraciones del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien ha dicho que si la "sangría" de despidos continúa podría afectar al sistema financiero, Corbacho le reclamó "un poco más de rigor". "Ahora va a resultar que la culpa de la crisis financiera la tienen los ciudadanos que cobran mil euros y han perdido el empleo", afirmó.

  • 1