Deportes

Córdoba, segunda parte

Víctor sólo tocó lo justo el once de Córdoba y el equipo, de hecho, hizo lo mismo que allí: jugó muy bien al principio y se cansó después.

el 07 feb 2010 / 20:12 h.

Así empezó y así acabó el Betis contra el Hércules.
Los partidos del Betis de Antonio Tapia eran casi idénticos: el equipo jugaba mal, a veces muy mal, y ganaba si alguno de sus elementos ofensivos tenía un buen día. Los partidos del Betis de Víctor Fernández también empiezan a parecerse demasiado: los verdiblancos juegan bien, a veces muy bien, y marcan en la primera parte pero se desfondan en la segunda. En El Arcángel, el gol les valió para vencer, pero el Hércules no es el Córdoba. Es bastante mejor. Eso da mucho mérito a lo que logró el Betis durante medio encuentro, cuando quitó la pelota al líder de Segunda y a ratos incluso lo mareó a base de ronditos entre sus centrocampistas más creativos. Le faltaron al conjunto de Víctor más apariciones de Sergio García, que a pesar del gol está para lo justo en este momento de la temporada; más precisión en Jonathan Pereira; y más verticalidad de Emana, demasiado perdido en el mundo de las florituras. Pero en cuanto a creación, ritmo y velocidad de juego, nada que objetar. El mérito, sin embargo, no le dio al Betis más que para un punto porque en la segunda parte, de nuevo, el cansancio pudo más que cualquier otro factor. El equipo, sin balón ni paredes ni triangulaciones, rondó el área rival sólo a impulsos. Lo bueno es que este Betis es otro y lo malo, que no dura más de 45 minutos.

  • 1