Deportes

Coria y Mairena se despidieron en la ronda 'gafe' para el fútbol provincial

Desde que se creó el actual sistema de eliminatorias, los conjuntos sevillanos intentaron asaltar la final en ocho ocasiones y sólo fue capaz de firmarlo el Coria.

el 16 jun 2013 / 19:37 h.

PALMA  DEPORTES UH POBLENSE- CORIA FOTOS: PILAR PELLICER Los jugadores del Coria, con cara de tristeza. Foto: Última Hora. CD Mairena y Coria CF fueron eliminados en la segunda ronda del play-off de ascenso a Segunda División B, la barrera psicológica para los conjuntos de la provincia desde que se implantó el actual sistema de eliminatorias. Los alcoreños claudicaron ante el campeón catalán, el Olot, que exhibió una pegada descomunal ante la disciplina albinegra, mientras que los ribereños recordaron ayer amargamente el injusto penalti señalado en la ida ante el Poblense balear. El actual sistema de eliminatorias se creó en la temporada 2003-04, aunque no fue hasta la 08-09 cuando se modificó para introducir el cruce directo entre campeones de grupo -gracias a él ascendió el Alcalá en 2010- e incluir la tercera ronda como último obstáculo en el camino hacia el éxito. Desde la 08-09, los conjuntos de la provincia han pugnado por asaltar la Segunda B en ocho ocasiones desde el play-off de segundos, terceros y cuartos y sólo uno, el Coria de Antonio Manuel Racero, Puma, fue capaz de alcanzar la finalísima, en la que en la 11-12 claudicó ante el potente Fuenlabrada. El CD Mairena ha sido, precisamente, el equipo que más veces se ha despedido en primera y segunda ronda. En la 2009-10 fue eliminado en el segundo cruce ante el Extremadura, un lamento que repitió en la 10-11 tras claudicar ante el Alcobendas Sport y en el actual ejercicio, en el que su verdugo ha sido el Olot. En la 11-12 fue apeado en la primera eliminatoria a manos del Marbella. En segunda ronda también se desplomó el Alcalá de la 08-09, en la que perdió ante el Caravaca. Efímera fue la aventura del Marinaleda en la 2009-10, en la que cedió ante el filial de la UD Las Palmas. Ocho intentos y una sonrisa para una historia que ribereños y alcoreños pretenden reescribir el próximo curso.

  • 1