Cultura

Corteo: lo nuevo del Circo del Sol ya está aquí

Septiembre es la fecha del desembarco de la compañía en Sevilla con su espectáculo más intimista, inspirado en la Commedia dell' Arte.

el 16 jul 2011 / 19:45 h.

Saltos de cama.
-->-->-->-->

Actividad: Circo. Fecha/Horario: Hasta el 16 de octubre. Los lunes cerrado. Precio: Entre 31 y 174€. Lugar: Carpa en el Charco de la Pava. Teléfono: 954 225 726. Venta de entradas: Taquillas del circo entre las 18.30 y las 22 h. y través  de http://www.cirquedusoleil.com/


El nombre del nuevo espectáculo del Cirque du Soleil, Corteo, alude al cortejo fúnebre, y ése es precisamente el punto de partida del montaje: la muerte de un payaso y la despedida que los suyos están a punto de tributarle. Pero, conociendo a la compañía canadiense, cabe esperar cualquier cosa menos una propuesta solemne o luctuosa.

Y quienes lo duden, no tienen más que comprobarlo anotando estas fechas: del 8 de septiembre al 16 de octubre, en el emplazamiento habitual del Charco de la Pava. Son varios los detalles que distinguen a Corteo de los anteriores montajes que nos han visitado. Para empezar, un gran escenario central divide en dos el patio de butacas, de modo que una parte del público parece enfrentada a la otra, y a menudo separada por un telón de gasa que provoca sugestivos efectos visuales. El colorido de propuestas como Varekai queda aquí atenuado, con un maquillaje mucho más natural y un vestuario inspirado en la Commedia dell'Arte italiana.

"Aquí no somos bichos raros, nada de insectos", explica Bruce Mather, director artístico de la gira. "Somos personas de carne y hueso. El director de la obra lo expresó así: ¡quiero ver seres humanos, quiero ver emociones! Y eso es lo que mostramos", afirma.

Más de 300 trajes, todos hechos a mano en Montreal , dan una idea del despliegue de medios que el circo realiza cada noche. Humor, baile, acrobacias y la habitual orquesta en directo integrada por doce músicos son sólo algunos de los ingredientes que permiten mantener al público clavado en su silla durante dos horas y media, con un intermedio de 30 minutos.

Concebido hace ya seis años por el escritor italiano y hombre de teatro Daniele Finzi Pasca, Corteo narra el final de Mauro, el payaso que está a punto de protagonizar un apoteósico adiós, envuelto en una atmósfera onírica capaz de despertar alternativamente la emoción y el asombro. Los números se suceden a un ritmo vertiginoso, casi sin tregua.

Cuatro chicas subidas a unas gigantescas lámparas de candelabro provocan los primeros vuelcos al corazón en el patio de butacas. Inmediatamente después, una lucha de almohadas y una sucesión de volteretas en camas que resultan ser elásticas apela a la memoria infantil del respetable para provocar el aplauso. Y a partir de ahí, todo es posible: ángeles, gigantes, liliputienses, caballos rebeldes, linternas que se mueven solas, marionetas vivientes, zapatos que caminan por su cuenta, una lluvia de pollos... Son tantas y tan vistosas las actuaciones, que la retina a duras penas logra retener todo lo que ha recibido durante el show.

A la salida, nadie se pone de acuerdo sobre cuál es el número que más le ha gustado, aunque el momento en que Valentyna, una mujer diminuta que vuela sobre el público elevada por unos enormes globos de helio, es sin duda de los más aplaudidos por su mezcla de originalidad y desenfado.

La subida por la cuerda floja de una chica, con una pendiente de 40 grados y hasta una altura de doce metros, es sencillamente prodigiosa. No lo son menos los saltos tremendos que unos jóvenes acróbatas efectúan sobre una báscula. Los malabares y las ruedas sencillamente desafían los límites humanos, y lo mismo puede decirse del artista que trabaja la escalera acrobática como pocas veces se ha visto sobre un escenario, o el dúo de correas que eleva a una pareja de enamorados a una altura vertiginosa, donde desarrollan una espléndida coreografía.

Del juego de marcos coreanos y redes que han dado en llamar Paraíso mejor no decir nada: hay que verlo, a ser posible tomando antes mucho aire.

Pero no todo son proezas más o menos atléticas en Corteo. Una hilarante representación de Romeo y Julieta, o un concierto de vasos de cristal y cuencos tibetanos resultan tan atractivos como aquellos momentos en que la adrenalina del respetable se dispara. En definitiva, se trata de una suma de belleza, riesgo y humor absurdo en grandes dosis, con el sello característico del Cirque du Soleil.

Desde su estreno en Montreal en 2005, Corteo ha sido visto por más de cinco millones de espectadores en 35 ciudades de todo el mundo. En España, empezó la gira en Madrid, ha visitado Valencia, en breve estará en Alicante y, después de visitar Sevilla, acabará en París y empezará 2012 en Barcelona.

Cuando se les pregunta por la perfección de los números de Cirque du Soleil, los responsables de la compañía no dudan en señalar cuál es el secreto: "Repetición, repetición y repetición", asevera Bruce Mather. "Tenemos a los mejores entrenadores, el riesgo está controlado, pero la única manera de que todo salga como se espera es ensayar, una y otra vez, sin descanso", agrega.

En efecto, la magia del circo queda para la pista: en la carpa de artistas, esa magia queda sustituida por horas y horas de entrenamiento, con un nivel de exigencia sólo comparable al de los deportistas de alta competición. Cada día son minuciosamente estudiadas las funciones del día anterior para detectar hasta el menor fallo y pulir todos los detalles sin que se pierda el espíritu original de los montajes en el transcurso de las larguísimas giras.

Aunque la obsesión de los artistas es siempre la misma: buscar algo nuevo, dar otra vuelta de tuerca, ir siempre un poco más allá de lo que otros han hecho antes. Una gran familia de 160 personas procedentes de 28 nacionalidades distintas, 68 de las cuales son artistas, componen esta moderna Babel levantada sobre la filosofía del sacrificio y la vocación de entretener.

Alrededor de la carpa conocida como Grand Chapiteau, con capacidad para 2.700 personas, se dispone una villa portátil que se desplaza por el mapa gracias al inestimable servicio de 81 trailers: 10.000 toneladas de equipo que, una vez desembarcadas en tal o cual ciudad, necesita tres días para levantarse. El próximo destino es Sevilla, una de las plazas fuertes de Cirque du Soleil desde hace años. Damas y caballeros, niños y niñas, reserven sus entradas y prepárense para disfrutar.

  • 1