miércoles, 20 febrero 2019
19:56
, última actualización
Local

Cosentino anima a ser único y a hacer lo que se sabe

Su presidente destierra que la innovación sea un concepto complejo e insta a diferenciarse y abrirse al mercado internacional

el 24 jun 2010 / 21:06 h.

TAGS:

"Decía José Saramago: ‘Ni las derrotas ni las victorias son definitivas'. Esto da esperanza a los derrotados y una lección de humildad a los que tienen éxito". Qué mejor que escuchar la voz de una experiencia empresarial reconocida internacionalmente, que ha sabido reponerse de los fracasos, para afrontar mejor el futuro después de la crisis.

Francisco Martínez Cosentino, presidente del grupo Cosentino, dio ayer una lección de humildad y ofreció a un auditorio repleto de colegas empresarios las claves de su éxito, que le han llevado a tener presencia en medio mundo, una plantilla de 2.300 trabajadores y el orgullo de que, cada día, se coloquen del orden de entre 2.500 y 3.000 encimeras de cocina de sus marcas.

Parece fácil aunque no lo sea, por ello el primer mensaje de esperanza. "Siempre cuento que me he arruinado tres veces y me he vuelto a levantar". Perseverancia para conseguir hacer algo que no hagan los demás. Eso es innovación y no piensen sólo en las nuevas tecnologías, señaló el empresario en su intervención en la jornada Modelos de Recuperación Económica, organizadas por el Centro de Estudios Andaluces y BBVA, que abrió Agustín Vidal, director de la Territorial Sur del banco.

Apostar por la diferenciación en producto o servicio. Ahí está la logística e innovación comercial de Inditex, por ejemplo, dijo.

"Hay que desarrollar lo que uno sabe hacer y repetir ese éxito en los mercados internacionales", pues si hay otra clave es que no hay que quedarse en casa. Junto a la internacionalización, la importancia de la marca porque "ahí es donde está el futuro".

Cosentino relató sus vaivenes empresariales con éxitos y aventuras fallidas y lanzó una advertencia poco frecuente. "Hay que remover a los directivos paralizados, a los jefes tóxicos que queman el talento; la empresa tiene que ser un ámbito en el que se disfrute y en el que colaboren todos los departamentos".

  • 1