Local

Cospedal acusa a Griñán de ser el "abanderado de la radicalidad"

El PP-A alerta de que el PSOE-A se convierta en un partido "extraparlamentario" que incumple la ley

el 11 sep 2012 / 16:17 h.

TAGS:

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el presidente de los populares andaluces, Juan Ignacio Zoido, durante la reunión del Consejo de Dirección del PP-A, en Sevilla.

Si al PSOE le dio muy buen resultado en Andalucía la estrategia de sembrar el miedo a la derecha, el PP quiere ahora identificar al socialismo con la "radicalidad". La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, acusó ayer al presidente andaluz, José Antonio Griñán, de ser el "abanderado de la política más radical" en la comunidad y en todo el país y de liderar la oposición a Mariano Rajoy desde la confrontación. Le reprochó que culpe al Gobierno de "todos los males" de Andalucía y que olvide que los socialistas gobiernan la región desde hace 30 años. El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, fue más allá y advirtió de que el PSOE va camino de convertirse en un partido "extraparlamentario".


El pacto de gobierno entre socialistas e IU en Andalucía -que evitó que la derecha llegara a San Telmo- está dando mucha munición al PP. Los populares aprovechan la mínima para recordar que las excentricidades y acciones dudosamente legales del diputado Juan Manuel Sánchez Gordillo manchan a todo su partido, IU, y por ende a todo el Gobierno andaluz. Ayer el PP sacó punta de las polémicas declaraciones de la consejera de Fomento (IU), Elena Cortés, quien aseguró que "llevarse un carro de comida por valor de 200 euros no es robar". Zoido dijo sentir "estupor" por estas palabras y por las de Griñán, quien llamó al PSOE a una "ofensiva movilizadora" contra los que "impugnan el modelo social y de Estado. "Le pido al presidente de la Junta que abandone esa radicalidad y que imponga la sensatez en su Ejecutivo", afirmó.


Cospedal avivó esa alerta. La número dos del PP, que asistió al consejo de dirección del PP-A, cargó contra los socialistas por "dar pábulo a quienes abanderan el incumplimiento de la ley". La presidenta de Castilla La Mancha compareció en rueda de prensa con Zoido, ambos flanqueados por el hasta hace poco líder indiscutible del partido, Javier Arenas, y junto a José Luis Sanz, secretario general a nivel regional. Se notó que hay mucha más sintonía entre Zoido y Cospedal que la que tiene esta última con Arenas, ahora destinado exclusivamente en Génova. Arenas no tomó la palabra.


Cospedal también echó leña sobre las cuentas andaluzas. Criticó que "no se conozcan los datos" reales ni un esbozo del Presupuesto andaluz de 2013. A la hora de elaborar las cuentas del próximo año, Zoido volvió a tender su mano al PSOE-A para que "no sea rehén de un partido radical y minoritario". Justo después, en foro periodístico, sostuvo que Andalucía tiene "más necesidad de solicitar un rescate que España". Cospedal eludió pronunciarse si el Gobierno debe conceder a Andalucía el anticipo de mil millones que ha pedido -dinero que ha llegado a otras comunidades- y emplazó a la Junta a solicitar el rescate, es decir, acogerse al Fondo de Liquidez Autonómico. "El Gobierno trata a todas las comunidades por igual, siempre que estemos dispuestas a cumplir con nuestra parte", apostilló.


Su medida de ahorro más polémica ha sido reducir el número de diputados en Castilla La Mancha y que éstos no cobren un sueldo, solo dietas. Zoido avaló la propuesta y dijo que la haría extensible a Andalucía. Por último, Cospedal negó descoordinación entre los barones del PP por los desmarques del extremeño José Antonio Monago y de la madrileña Esperanza Aguirre.

  • 1