Local

Cospedal 'auxilia' a Zoido y da por cerrada la etapa de Arenas en el PP-A

"No hay provisionalidad en el partido y quienes traten de verla, se equivocan", zanja la número dos del PP.

el 23 oct 2012 / 20:49 h.

TAGS:

La número dos del PP, Dolores de Cospedal, presentó ayer en Málaga una conferencia de Esperanza Oña.

No es ningún secreto que Cospedal y Arenas se llevan mal. Su relación es tensa, fría y difícil, más aún ahora que son compañeros en Génova. El que fuera líder todopoderoso del PP andaluz durante casi dos décadas se marchó a Madrid antes del verano, a su cargo de vicesecretario Territorial, para buscar acomodo tras el enorme fiasco de las autonómicas. Desde la noche electoral del 25 de marzo, la secretaria general del PP dio por agotada la etapa de Arenas en Andalucía y se precipitó a buscar un sucesor. No tuvo dudas, quería a Juan Ignacio Zoido. Quizás la elección del alcalde de Sevilla para pilotar el partido en Andalucía sea de las pocas decisiones que Cospedal y Arenas han compartido. Los dos son grandes amigos de Zoido. El congreso regional se cerró de un plumazo en julio -por aclamación, como suele ser habitual en el partido- y comenzó una nueva etapa incierta en el PP andaluz que cada día evidencia más las grietas internas.

El principal hándicap del nuevo líder del PP-A es su interinidad. No está claro que Zoido sea el candidato a la Junta en 2016 -ayer volvió a decir que esa decisión "no toca ahora"- y su clarísima preferencia por Sevilla tampoco ayuda. La secretaria general de los populares dio un golpe en la mesa para acallar a quienes sostienen que Zoido está de paso. "No hay provisionalidad en el PP de Andalucía y quienes traten de verla, se equivocan", sentenció Dolores de Cospedal. Viajó a Málaga para presentar a la alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, que daba una conferencia en el Fórum Europa Tribuna Andalucía. Cospedal calificó de "incuestionable, magnífico e inapelable" el liderazgo de Zoido. Algunos dirigentes en el partido no opinan lo mismo. El perfil bajo del presidente de los populares andaluces, sobre todo en sus careos con el presidente de la Junta, preocupa y mucho en sus filas. Sin embargo, Cospedal defiende lo mismo que las personas más cercanas al alcalde, esto es, que su liderazgo no tiene contestación porque está avalado por una victoria histórica en las urnas.

Además del capotazo a Zoido, la número dos de Génova aprovechó para alejar cualquier fantasma de la vuelta de Arenas a Andalucía. Dijo que "no saben de lo que están hablando" quienes opinan que "hay alguien que ya no está en el PP-A ejerciendo la presidencia y que vaya a volver". Cospedal criticó que quienes sacan esta conclusión están "haciéndole el juego a quien hoy está gobernando en Andalucía, aunque sin ganar las elecciones".

Oña, una de las pocas personas en el PP-A que a veces se salta el guión establecido, dejó claro que no tiene "la más mínima aspiración" de ser candidata a la Junta. Desde el PSOE-A, Mario Jiménez se apresuró a decir que Cospedal "ha venido a Andalucía a enterrar a Arenas y su legado político".

  • 1