Local

Costa pacta con Camps una salida maquillada de la crisis

El secretario general del PP de Valencia anuncia que dejará el partido si Génova abre una investigación.

el 13 oct 2009 / 21:26 h.

TAGS:

Ricardo Costa recibe los aplausos de sus compañeros.

El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, y el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, relacionado con la trama Gürtel, cerraron ayer en falso la crisis del partido. Entre los dos acordaron que Costa cese temporalmente de sus funciones en el PP valenciano si el nacional -el que forzó a Camps a mover fichas- acata la imposición de Valencia de abrir un investigación interna sobre el cuestionado secretario general.

Ayer por la noche, el PP de Madrid en un comunicado de prensa anunció que citará en las próximas fechas a Costa, para que "pueda ser escuchado" y explique su posición, aunque sin concretar fecha. En la nota también se dijo que Camps "ha comunicado que el Comité Ejecutivo Regional ha acordado suspender temporalmente y a petición propia, en todas sus funciones en el partido como secretario general y, según esta misma comunicación, como portavoz del grupo parlamentario".

Nada más conocer este anuncio de Génova, el PP de Valencia lanzó otra nota, echando un nuevo pulso al PP nacional, en la que negó la mayor, ratificando la versión que facilitó el aludido tras el comité: "Mientras se produce esta investigación, que tendrá que poner de manifiesto la dirección nacional, abandonaré el ejercicio de mis funciones como secretario general", dijo Costa, que, sin embargo, aclaró que acudirá hoy miércoles a las Cortes como portavoz del partido.

Además, señaló que pidió al presidente regional que traslade a la dirección nacional la propuesta que él mismo planteó al Comité Ejecutivo regional y que incluye una serie de condiciones, que centró "fundamentalmente" en que la opinión pública conozca la "corrección" de su actuación, desarrollada "siguiendo instrucciones de órganos del partido", del que dijo que "siempre" ha trabajado "de forma justa" y de acuerdo con los estatutos.

Asimismo, trasladó en el comité la misma información que en el comunicado hecho público ayer por la mañana sobre Orange Market, pidió disculpas en los mismos términos y puso a disposición de la dirección del partido "toda la documentación".

Confianza. En el mismo sentido, solicitó a Camps que el PPCV exprese su apoyo a su gestión; honradez en sus actuaciones y honorabilidad y que traslade a la dirección nacional que "si tiene alguna duda", él se pone a su disposición para que abra una investigación a través de una comisión interna. Según Costa, Camps ratificó su "confianza" en su gestión, su "honradez y dignidad". "No ha pedido mi cese", remarcó, y añadió que aceptó esta propuesta que entiende que se la trasladará inmediatamente a la dirección nacional.

El Comité Ejecutivo, que duró una hora aproximadamente, y que se esperaba iba a ser bastante tenso, finalmente estuvo rodeado de cordialidad, al menos de puertas para afuera. La mayoría de las propuestas de Costa fueron aplaudidas, y tras el encuentro, algunos de los miembros del comité aprovecharon para acercarse hasta su todavía secretario general para saludarle y a brindarle un abrazo. No en vano, al encuentro finalmente pudo acudir su hermano Juan Costa y el resto de parlamentarios valencianos que lo habían solicitado, tras recibir el beneplácito de la dirección nacional del PP. El ex ministro Juan Costa fue uno de los baluartes más firmes en la defensa de su hermano Ricardo, desde que empezó a plantearse que debía abandonar la secretaría general del PP valenciano, para cortar la crisis provocada por el caso Gürtel. El viernes, Juan Costa, que acudió a la fiesta de la comunidad valenciana para dar apoyo a su hermano, exigió transparencia y explicaciones antes de que se pidiesen responsabilidades. Asimismo, alertó contra la posibilidad de que se utilizara a su hermano como chivo expiatorio.

Plantando cara. Algo de lo que ayer por la mañana se cuidó mucho Ricardo Costa de que no pasara, poniendo sus cartas sobre la mesa con la lectura de un comunicado en el que plantó cara a la dirección nacional del partido, a la que recriminó que le haya condenado sin escucharle. En una comparecencia, en la que no admitió preguntas, y en la que se vio a un Costa firme y emocionado, el número dos valenciano dejó claro que nadie puede poner en duda su gestión al frente del PP valenciano y que la vinculación del partido con determinadas empresas es anterior a su llegada al cargo. Además, aseguró que se pagó los trajes y el vehículo Infiniti.

  • 1