miércoles, 23 enero 2019
10:17
, última actualización
Local

70.000 universitarios podrán tener un bonobús ‘low cost’ sea cual sea su renta

El nuevo título costará 210 euros, estará disponible para estudiantes de entre 17 y 29 años de edad y su vigencia será del 1 de octubre al 30 de junio. La comisión ejecutiva de Tussam aprueba también la conexión directa entre Santa Justa y Plaza de Armas a partir del 22 de septiembre

el 05 sep 2014 / 14:37 h.

TAGS:

universidad Más de 70.000 estudiantes de la Universidad de Sevilla, la Pablo de Olavide y sus centros adscritos se beneficiarán de la nueva tarjeta de transporte que el Ayuntamiento de Sevilla aprobó ayer en la comisión ejecutiva de Tussam. Sin límite de renta, cualquiera de los alumnos de los campus sevillanos podrán acceder a este nuevo título de la empresa pública con la única condición de tener entre 17 y 29 años y estar cursando estudios universitarios, informó el Ayuntamiento. A partir del próximo miércoles 10 de septiembre, todo aquel estudiante que esté interesado en esta nueva tarjeta, cuyo coste, 210 euros, es un 34 por ciento más barato que la actual de 30 días (35,3 euros mensuales) y hasta un 60 por ciento menos si la comparación se hace con el bonobús sin transbordo, podrán hacer su solicitud a través de tussam.es. La tarjeta estará activa durante el curso académico (de 1 de octubre a 30 de junio) y será personal. Hasta aquí los datos que los estudiantes, a través de sus órganos de representación, han estado reclamando desde que el pasado mes de julio el alcalde anunciara en el debate del Estado de la ciudad su intención de paliar los efectos de la ampliación de la zona azul en el campus de Cross Pirotecnia, y de paso, calmar los ánimos de un estudiantado muy castigado por los recortes en las becas. Por eso, Alfonso Torres, portavoz del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus), se felicitaba ayer de conocer ya los requisitos que serán necesarios –aunque fuera por la prensa y no de forma «oficial»– y calificaba la medida de «positiva». Y lo era, a su parecer, porque el bonobús universitario cubre la franja de edad donde «está la mayoría de los estudiantes» y porque el Ayuntamiento «finalmente» no pide estar empadronado, lo que habría excluido de una tacada a cuatro de cada diez universitarios que no son sevillanos. Este requisito más el de la renta habían convertido al bono joven en algo residual. Los universitarios se decantan por el servicio de bicicletas de Sevici frente al autobús. Las tornas pueden cambiar con esta nueva tarjeta de transporte, según Torres. «El ahorro es sustancial. Todo es mejorable, pero es un paso. Vamos a darle promoción porque esta ayuda verdaderamente le hace falta a los estudiantes», explicó en declaraciones a este periódico. Pero aunque el alcalde recibió una palmada del Cadus, éste no olvida que la tarjeta de transporte aprobada ayer debe ser una medida más para paliar el efecto de la zona azul en el campus de Pirotecnia y Ramón y Cajal. Los estudiantes de la Universidad de Sevilla siguen reclamando la supresión de plazas de zona azul en esta zona, así como en el campus Macarena y en Bami –por su efecto en el campus de Reina Mercedes– y la consideración de residentes. Y avisaron: confían en que el carácter «experimental» de esta medida no signifique que el año próximo –una vez celebradas ya las elecciones municipales– sea suprimida.De ser así, «nos tendrán enfrente», apostilló Alfonso Torres. La concejal socialista del Ayuntamiento de Sevilla Susana López también quiso valorar la nueva prestación, un gesto que consideró más bien un «lavado de imagen después del daño causado a los estudiantes universitarios por la imposición de la zona azul en la zona universitaria». «El gobierno de Zoido debe dar marcha atrás en la implantación de la zona azul en las reuniones que mantenga con los estudiantes», dijo López en un comunicado. Y es que «ni la población de universitarios ni Tussam están para medidas electoralistas ni para campañas de lavado de imagen. Se debe actuar con rigor, con consenso, con honestidad y con transparencia». Por último, este bono debe ser complementario al bonobús joven existente y «no debe ser la excusa para no realizar la revisión necesaria de ese título de forma que todos los estudiantes con beca puedan acceder al descuento del 50 por ciento en el título del billete de autobús como ocurría antes». «Los duros requisitos establecidos por Zoido han dejado fuera a muchos estudiantes que no tienen por qué pasar ahora a pagar los más de 200 euros que costará el nuevo bonobús». Por otro lado, Tussam también aprobó modificaciones en la red de líneas que entrarán en vigor el próximo 22 de septiembre, entre las que destaca la conexión, de forma directa, de la estación de Santa Justa y Plaza de Armas.

  • 1