Local

Creando mejores barrios a través de los centros cívicos

Las iniciativas emprendidas por los vecinos del Distrito Norte se canalizan en las sedes de sus centros cívicos. A través de ellos, los barrios han logrado organizar múltiples actos que tienen en los ciudadanos su principal objetivo

el 03 feb 2011 / 19:37 h.

TAGS:

La nueva sede del Centro Cívico de San Jerónimo ocupa el espacio del antiguo monasterio del barrio

La capacidad de trabajo de los vecinos del Distrito Norte es uno de sus grandes aportes a la Sevilla del nuevo siglo. A través de su unión y esfuerzo han logrado dotar a los barrios de innumerables actividades de toda índole con las que mejorar la vida social de todos los ciudadanos de la zona. En su desarrollo juegan un papel fundamental los centros cívicos, verdaderos canalizadores de las cientos de iniciativas que cada año salen de los propios vecinos para fomentar la cultura y el ocio en el distrito. Espacios públicos que, a su vez, han favorecido la creación de un movimiento vecinal que gracias a su fuerte impulso ha logrado que las inversiones municipales reporten en mejoras urbanísticas, sociales y culturales.

En total son tres los centros cívicos que desarrollan esta labor social en el seno del Distrito Norte. Dos de ellos, Entreparques y Los Carteros, en el entorno del barrio de Pino Montano, permiten a los vecinos la práctica de actividades deportivas en sus amplias instalaciones. El tercero, el Centro Cívico de San Jerónimo, da cobertura a todos los habitantes de este barrio del distrito y a los de todo su entorno. Sus instalaciones serán sustituidas de forma inminente por otras de nueva construcción y mejores equipamientos, ocupando el espacio sobre el que se levantaba el antiguo Monasterio de San Jerónimo de Buenavista, una de las joyas arquitectónicas del distrito que data del siglo XV, y que será integrado en el nuevo centro cívico. Su construcción facilitará la apuesta por la cultura en el barrio, pues la buena acústica de su patio central constituye un espacio ideal para la celebración de conciertos, funciones de teatro o cualquier otro acto de índole cultural.

El fomento de estos espacios ha permitido la consolidación de asociaciones vecinales cuya actividad repercute de forma positiva en los barrios. Las asociaciones de mujeres del distrito son las grandes responsables de esta tendencia. Un ejemplo de ello es la ‘Tertulia del Bizcocho', surgida hace un par de años en el seno del barrio de Pino Montano, que ha otorgado un espacio a la mujer en el que desarrollar sus propias iniciativas. Surgida, como otras muchas, de un grupo de madres que se reunía en las puertas de los centros escolares de sus hijos, buscan dignificar el papel de la mujer en colaboración con otras organizaciones feministas de la ciudad.

  • 1