Local

Creatividad latina

Gastrobar Entredos (Alfalfa) “El amor es tan importante como la comida, pero no alimenta” (Gabriel García Márquez).

el 26 abr 2013 / 19:50 h.

TAGS:

Por Javier Compás De tal guisa es la frase que aparece en la portada de la carta de tapas de Entredos, el autor de El amor en los tiempos del cólera, se despacha con tal chispa sobre el amor y las cosas del comer, no es la única frase de autor célebre que aparece en la carta, ocurrencias de Marx (el bueno, Groucho) o G. Bernard Shaw, entre otros, salpimenta una carta de tapas que ofrece una suficiente variedad de originales interpretaciones de tapas más o menos conocidas, donde aparecen constantes referencias a la cocina de ultramar, no en balde, el copropietario del negocio y jefe de las cacerolas del mismo es de procedencia ecuatoriana. latrina Entredos se abre el primero de marzo de este mismo año, aunque quizás sea demasiado pronto para juzgar la trayectoria de un local gastronómico, también se impone la actualidad de ofrecer a nuestros lectores novedades en el panorama barístico hispalense, más cuando estas novedades traen la originalidad y el aire fresco de Entredos. Bien situado, en la confluencia de la Cuesta del Rosario y de la Alfalfa, con grandes cristaleras que dejan pasar luz natural a chorros, lo que, con la decoración de tonos claros que tienen el sitio, dan una luminosidad natural importante al salón y a la barra. Cocina a la vista, mesas altas y un saloncito en alto, muy acogedor, que se asoma al comedor y al que se accede por una cómoda escalera que se decora con pequeñas obras artísticas originales, uno de los muchos detalles del local, moderno, como los bajoplatos simulando LP’s de vinilo, un teléfono rojo de disco, o la carta de vinos que se mete en un sobre de correos, entre otras delicatesen decorativas. Pero entrando ya en materia puramente gastronómica, destaquemos en primer lugar varias ensaladas para compartir, frescas, contundentes, coloristas, muy atractivas de presentación, como muestra de las tres de la carta, citemos por ejemplo la ensalada Volendan (7,50 €), con mix de lechuga, pollo asado, nueces, salsa volendan, queso gouda, aceitunas negras, manzana royal gala y cebollino picado. Después hay una serie de tapas que van compaginando el recetario tradicional de nuestras barras, como la Ensaladilla rusa (2,80/7,20 euros) o el Salmorejo con jamón ibérico (2,80 euros), con propuestas más creativas y algunos toques para ir introduciendo detalles de la comida ecuatoriana, así por ejemplo el Taco de presa ibérica sobre pastel de yuca (4,00/9,80 euros) hermana al hispano cerdo ibérico con la guarnición americana. Muy fresco y atractivo el Doble tartar de salmón y atún con tsatsiki (salsa griega con yogur) y paté de aguacate (5,00 euros), magníficamente presentado en un soporte de madera con dos recipientes independientes de acero inoxidable y regañá para acompañar. Por cierto, hay una selección de panes especiales de la casa Pan e Piú, aptos para acompañar los diversos platos, de semillas, naranja, cacao con guindillas, nueces y pasas. Muy originales y sabrosos el Canelón de berenjena, ternera con bechamel de albahaca y queso gouda (3,30/7,80 euros) y la Lasaña de calabacín, langostinos jamón y menta (3,40/8,40 euros), reinterpretaciones de los típicos platos de la cocina italiana, pero sustituyendo la pasta por las verduras en láminas, resultan sabrosos, más frescos y ligeros. Buenos hallazgos del chef Jhonny Martínez, cuyos fundamentos están en la cocina materna en su Ecuador natal. La carta de vinos se copea al completo, predominan propuestas alternativas con alguna concesión a tipos más clásico como Bujanda y López Cristobal. Probamos un ardiente Encomienda de Toro y un más amable Carlos Plaza extremeño. Los postres también son de la casa, con el sello latino de Martinez, como un atractivo Vértigo Tropical (5,00 euros), con tarta de coco, mousse de mango y helado de guayaba, saborrrr.

  • 1