lunes, 17 diciembre 2018
21:31
, última actualización
Economía

"Crecemos un 30% en la crisis porque no quisimos depender de un solo sector"

José Carlos Soriano es director general de Inasor, ingeniería de diseño, desarrollo y fabricación de dispositivos automáticos, aplicaciones mecánicas y autómatas, que crece a un ritmo mínimo del 30%.

el 16 nov 2014 / 12:50 h.

TAGS:

José Carlos Soriano en la sede de Aerópolis. Pepo Herrera José Carlos Soriano en la sede de Aerópolis. Pepo Herrera José Carlos Soriano (Sevilla, 1975), ingeniero industrial, es una persona con espíritu emprendedor desde muy joven, quizás fruto de haber nacido en una familia de empresarios. Estaba obsesionado con que su compañía no dependiera sólo de un sector y lo ha logrado. Su apuesta por la I+D+I se traduce en tres proyectos en curso con fondos europeos y en un 20 por ciento de volumen de negocio y personal destinado a la investigación y desarrollo. ¿Cuándo y cómo surgió Inasor? En 1995 y porque surgió la necesidad de fabricar unas piezas para una empresa familiar de riego agrícola e industrial. Decidimos embarcarnos en el mundo empresarial junto a mi hermano Rafael Soriano, administrador de la firma. Después fuimos creciendo y apostando por la investigación y el desarrollo. Y no quisimos depender sólo de un sector, por eso diversificamos nuestro trabajo. Somos una compañía dinámica en continua evolución, que ofrece una solución personalizada para cada necesidad y para cada cliente con la innovación como premisa. ¿A qué se dedica Inasor ? Es una ingeniería de diseño, desarrollo y fabricación de dispositivos automáticos, autómatas y aplicaciones mecánicas ¿cómo cuáles? Nos dedicamos a la ingeniería de diseño, desarrollo y fabricación, y a la I+D. Hacemos proyectos llave en mano. Hemos desarrollado infinidad de productos, desde el utillaje para la colocación de la hélice del A400M al diseño y fabricación de gradas para el ala del C295 para Polonia. En el sector naval podría destacar muchos elementos, como las piezas para barcos de Venezuela o dispositivos para la recogida y control de dirección de munición del cañón OTO Melara. ¿Con qué plantilla cuenta? En estos momentos hay 37 trabajadores. Y tengo que destacar que cuento con un experimentado equipo técnico que garantiza una excelente gestión y desarrollo de cada proyecto. ¿Cuántas sedes tiene Inasor? En Aerópolis están instaladas las ingenierías, en el Centro de Ingeniería e Innovación Aeroespacial, y en Puebla del Río, de donde somos nosotros, tenemos dos sedes, para fabricación y montaje. Además, estamos implantados en Marruecos, donde tenemos una oficina de ingeniería. ¿Cuáles son sus principales clientes? Airbus, Navantia, General Dynamics y otros clientes del sector agroalimentario porque tenemos productos propios que son máquinas de selección de fruta, una línea de negocio propia. Quisiera destacar que, como tenemos taller propio para fabricación y producción, estamos capacitados para cubrir las necesidades de cada cliente desde el inicio de cada proyecto hasta la puesta en marcha o montaje del mismo. Además, disponemos de un destacado departamento de I+D+I que, aplicando los descubrimientos técnicos más innovadores, se encuentra en constante formación tecnológica. ¿Tiene previsto algún plan de expansión? Nuestro plan de expansión es seguir con el producto propio que tenemos e ir abarcando todos los países o lugares donde podamos vender. Una posible expansión sería implantarnos en Sudamérica, donde vemos que hay un mercado agroalimentario muy importante para nosotros. Todo lo que esté dentro de nuestras posibilidades estamos abiertos a ello. Sí es verdad que apostamos por nuestro producto propio para abarcar un mercado internacional desde aquí. Y la vía de negocio que más se nos está abriendo es con nuestros productos propios. ¿Cómo le afectó la crisis? Afortunadamente, nada. En los años de crisis hemos crecido por mi inquietud de no depender de un solo sector. Además, una de las mejores decisiones que hemos tomado es invertir en I+D, que es lo que te hace destacar, tener productos diferentes para competir en distintos sectores. ¿Su receta para sortear la crisis es apostar por la I+D+I? Hay que renovarse día a día y apostar por la I+D para no hacer lo mismo que todos. Estamos altamente cualificados para retos ambiciosos. La investigación, desarrollo e innovación son palabras que desempeñan un papel central en la gestión y realización de nuestros proyectos. Fomentamos las tecnologías avanzadas y no dudamos en hacer de ellas nuestra apuesta más segura. Siempre con la premisa de aportar al cliente las soluciones más competitivas. ¿Cuánto han crecido? Nosotros hemos registrado un índice de crecimiento anual de un 30 por ciento mínimo en los últimos años. Poco hemos notado la crisis. ¿En qué proyectos trabajan? Tenemos tres líneas abiertas en I+D con fondos europeos. Dos de ellos son los proyectos Diana y Silencio, donde participamos con Airbus como socio. En Diana desarrollamos una línea de taladrado y remachado flexible y en Silencio investigamos en la nueva tecnología del súper plástico, con una fusión de titanio, aluminio y materiales ligeros. Es una tecnología nueva que tiene fondos europeos para dominarla y desarrollar esos productos que ahora no existen. Y también estamos desarrollando el proyecto Sisefru, también con fondos europeos, pero en solitario. En este caso, consiste en desarrollar estudios de una nueva maquinaria para el sector agroalimentario. ¿Cuánto destina a I+D? Un 20 por ciento, seguro, del volumen de negocio y del personal se dedica a la I+D. De su facturación, ¿cuánto corresponde al sector aeronáutico, al militar y al industrial? Un 34 por ciento proviene del negocio aeroespacial, un 29 por ciento del militar y un 37 por ciento a otros productos. ¿Cuánto vendieron el pasado año al exterior? Cerca del 40 por ciento. El sector aeronáutico está generando muchos empleos en Andalucía ¿Cree que irá a más? Todos los sectores tienen sus ciclos. En el sector aeronáutico estamos viviendo y hemos vivido unos años buenos, de mucho auge. En Andalucía, ahora mismo, el sector aeronáutico es muy potente y esperemos que siga así porque de él dependen muchas personas. El naval, sin embargo, tras pasar unos buenos años está ahora en el menos cero, si bien se prevé que el próximo año se relance o empiece de nuevo a haber movimiento.

  • 1