domingo, 09 diciembre 2018
03:31
, última actualización
Local

Crecen el maltrato a los padres y el ciberacoso entre los jóvenes

Son las dos formas más frecuentes de delincuencia juvenil. La familia, la educación y los medios son claves para prevenir y corregir.

el 29 abr 2014 / 23:15 h.

TAGS:

La psicóloga y terapeuta familiar, Nazaret Martínez, durante el foro. La psicóloga y terapeuta familiar, Nazaret Martínez, durante el foro. El acoso juvenil en las redes sociales y el maltrato familiar de hijos a padres se sitúan entre los delitos que más están aumentando en el ámbito juvenil y familiar, según han señalado especialistas en Psicología, terapia familiar y Justicia juvenil asistentes al Foro Juventud y Responsabilidad organizado por Meridianos en el marco de las XIV Jornadas Escuela Cultura de Paz celebradas en la Universidad Pablo de Olavide. Durante la jornada se ha analizado «el sentido de la responsabilidad que debe inculcarse en los jóvenes, desconocedores de una realidad que les puede afectar a lo largo de toda su vida», según explicó la psicóloga y terapeuta familiar de Meridianos, Nazaret Martínez. «Queremos destacar el sentido preventivo que tiene la ley, que evita que los jóvenes puedan reincidir. En este campo resulta fundamental la información a los jóvenes y a sus familias, así como promover la resolución de los problemas mediante diferentes medidas», subrayó. Martínez destacó durante su intervención que la intimidación en redes sociales es «uno de los delitos que van en aumento durante los últimos años en Andalucía», junto al maltrato familiar ascendente. «La labor de la Justicia juvenil siempre tiene como fin la reeducación y reinserción de los jóvenes, de forma que no vuelvan a cometer infracciones o delitos, por medio de las correspondientes medidas», apuntó. Entre los factores de riesgo, la terapeuta familiar de Meridianos señaló diferentes condicionantes que predisponen a cada individuo. «En las familias desestructuradas existe mucha más propensión a que los hijos comentan delitos. Una estabilidad en el núcleo familiar es un claro factor de protección», destacó. Por ello, la labor en este campo se centra en trabajar con las familias al completo. Por su parte, la fiscal de menores de Sevilla, Teresa Vidal, apuntó a la familia, la educación y los medios de comunicación como ámbitos de prevención. «Muchos de los menores que tratamos sólo han visto violencia a su alrededor, y ello deriva en el hecho de que comentan actos delictivos», resaltó. Vidal apuntó asimismo que el maltrato en el ámbito doméstico y familiar «es el que más está creciendo». Y alertó de que, en contra de los prejuicios que puede haber entre la opinión popular, «se da un porcentaje más alto de violencia familiar en la clase media, con un alto porcentaje de progenitores con estudios universitarios».

  • 1