miércoles, 14 noviembre 2018
22:39
, última actualización
Local

Crespo dará voz al Gobierno de Rajoy "en tiempos difíciles"

Saénz de Santamaría le pide que sea “nexo” con los andaluces ante las medidas que habrá que tomar.

el 26 dic 2011 / 17:38 h.

TAGS:

La almeriense Carmen Crespo, delegada del Gobierno en Andalucía, tomó ayer posesión de su cargo en la sede institucional de la Plaza de España, en Sevilla, rodeada de numerosos representantes del Partido Popular y arropada por la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, en la que fue su primera visita a Andalucía tras la toma de posesión del Ejecutivo de Mariano Rajoy. "Asumo mi mayor responsabilidad, una labor compleja en tiempos difíciles", encabezó su discurso. Crespo, que ha sido alcaldesa de Adra (Almería) y once años diputada andaluza, llega al cargo con el encargo de ser "nexo de unión entre el Gobierno y todos los andaluces".

El mismo día que el Ejecutivo confirmaba la congelación del sueldo de los funcionarios y preveía que España entrará en recesión el primer trimestre del año , la flamante delegada asumía ser el rostro para las nuevas medidas que deba adoptar el Gobierno central en un momento político clave, cuando restan tres meses para que se celebren las elecciones andaluzas. La ministra de la Presidencia aseguró que la delegada "va a ser un puntal decisivo para conocer de primera mano las necesidades de los andaluces y trasladar de manera directa y en primera persona las medidas que van a adaptarse contra la crisis".

Saénz de Santamaría puso en valor la decisión del Gobierno de actualizar las pensiones, una medida "de justicia" que -enfatizó- beneficiará a 900.000 andaluces porque "no es justo cargar el peso de la crisis sobre los más débiles".

El acto institucional fue muestra del gran poder que acumula el Partido Popular en Andalucía, con una nutrida representación de los alcaldes de la comunidad -estaban todos los de las capitales y grandes ciudades-, y muchos diputados. Dos mundos entre los que se movía hasta ahora Crespo, una de las alcaldesas con más proyección del entorno más cercano a Javier Arenas, uno de sus grandes valedores en su trayectoria política que finalmente la ha colocado en este puesto clave. La nueva representante del Gobierno ha sido una parlamentaria dura y de discursos muy políticos -fue una de las más estrictas negociadoras de las leyes municipales frente a los socialistas- y en su toma de posesión quiso dejar claro que será "una delegada del Gobierno para todos", tendiendo "la mano al diálogo y la colaboración plena y permanente sobre todo con la Junta de Andalucía".

"Estamos en periodo electoral e intentaremos estar a la altura de las circunstancias", aseguró ante la mirada atenta del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, uno de los pocos socialistas -junto al consejero de Gobernación y el delegado saliente, Luis García Garrido- que asistieron al acto.

La delegada auguró que gracias al equipo de Rajoy "saldremos de la crisis más pronto que tarde" y se impuso "esfuerzo, humildad, respeto y sacrificio". Saénz de Santamaría, la gran protagonista del acto, defendió un "pacto de austeridad y eficiencia" en las administraciones y bajo esta consigna llamó a la necesidad de "aunar esfuerzos y criterios" y a "hacer más con menos". Recordó que su Gobierno "inmediatamente podrá en marcha medidas urgentes para el control del déficit público" y que "la gran prioridad", con cinco millones de parados, será crear empleo.

  • 1