Local

Crisis en el Gobierno israelí por el proceso de paz con los palestinos

El Gobierno del primer ministro israelí, Ehud Olmert, recibió ayer un impacto en su línea de flotación con el anuncio del partido nacionalista Israel Beiteinu de que abandona el Ejecutivo.

el 14 sep 2009 / 22:46 h.

TAGS:

El Gobierno del primer ministro israelí, Ehud Olmert, recibió ayer un impacto en su línea de flotación con el anuncio del partido nacionalista Israel Beiteinu (Israel es nuestra casa) de que abandona el Ejecutivo. Su retirada deja al Gobierno de Olmert con el apoyo de sólo 67 de los 120 diputados del Parlamento.

Esa exigua mayoría todavía está pendiente de lo que decida el Shas, el otro partido que también había amenazado con abandonar la mayoría gubernamental en protesta por el proceso de paz. Según precisó el líder de Israel Beitenu, Avigdor Lieberman, su partido adoptó la decisión por considerar "un error garrafal" la fórmula de "dos Estados (uno israelí y otro palestino) para dos pueblos", base de las negociaciones que se reanudaron este mes tras un estancamiento de siete años.

Olmert agradeció a Lieberman su trabajo en el Ejecutivo, donde ocupaba el ministerio de Asuntos de Estrategia, y lamentó que "hayan surgido entre nosotros divergencias sustanciales". De acuerdo con sus allegados, Olmert está resuelto a continuar las negociaciones con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, bajo los auspicios de EEUU.

Pese a esta declaración de intenciones, el actual proceso de paz se podría venir abajo si los doce legisladores de Shas siguen la senda abierta por los once de Israel Beitenu. En ese caso, el Gobierno de Olmert quedaría con el respaldo de únicamente 55 diputados, y el primer ministro se vería obligado a dimitir, a ser sustituido -probablemente por su socio gubernamental y líder laborista Ehud Barak-, o a anticipar las elecciones. Aunque precaria, otra opción sería alcanzar una frágil mayoría con la incorporación del frente pacifista Meretz y el Partido ortodoxo Judaísmo de la Biblia, con cinco escaños cada uno.

La primera prueba de fuego será comprobar la reacción de Shas, y de su líder, Eli Ishai, a la decisión de Olmert de restablecer esta semana el Ministerio de Cultos para satisfacer una exigencia de ese partido, de carácter integrista religioso.

Más muertos civiles. Mientras la inestabilidad política avanza en Israel, el panorama militar se complica también por momentos. Tres civiles de una misma familia, incluido un menor, morían ayer por la mañana en otro de los ataques que el Ejército israelí prosigue desde el martes en Gaza. Además, otras cuatro personas resultaron heridas en dos ataques, uno por fuego de artillería y el segundo aéreo, registrados también por la mañana en el norte de la franja. Según afirmó el grupo extremista Yihad Islámica en un comunicado, en el ataque en el que fallecieron los civiles el misil disparado por un avión israelí erró su objetivo, que era un vehículo en el que viajaban tres milicianos, e impactó contra varios viandantes causando la muerte de los tres miembros de la mencionada familia y heridas a otras cinco personas.

Por la tarde dos palestinos más murieron y otros tres resultaron heridos en un nuevo ataque aéreo israelí que tuvo lugar en los alrededores del campo de refugiados de Al-Bureij, en el corazón de la franja, por el que circulaba un vehículo con tres milicianos. Dos de ellos murieron. El tercero resultó herido, así como dos viandantes.

  • 1