jueves, 21 febrero 2019
09:21
, última actualización
Economía

Crisis en UGT Sevilla por la falta de apoyos al líder

Varias federaciones retiran su confianza a José Figueroa.

el 25 may 2010 / 22:06 h.

José Figueroa fue designado secretario en septiembre.

Tras la dimisión en bloque de la dirección de UGT en Cádiz, donde se ha nombrado una comisión gestora hasta la celebración del congreso extraordinario en septiembre u octubre, se abre un nuevo frente en el sindicato, esta vez en la provincia de Sevilla.

El secretario general de UGT Sevilla, José Figueroa, comunicó ayer al líder regional, Manuel Pastrana, la pérdida de confianza por parte de varias federaciones de la provincia a su forma de dirigir la Unión. Ante esta crisis interna, Pastrana ha convocado hoy en Morón a los responsables de las federaciones provinciales para escuchar sus razones al retiro de la confianza a Figueroa apenas nueve meses después de su designación para el cargo.

Figueroa fue elegido el pasado septiembre con un apoyo masivo del 97% de los votos en un congreso en el que no se presentó ninguna candidatura alternativa. Sustituyó así a Juan Antonio Gilabert, que anunció su renuncia a la reelección tras ocho años en el cargo. En el cónclave, la candidatura de Figueroa era la oficialista, apoyada por la anterior Ejecutiva provincial y la dirección regional.

El actual secretario provincial de UGT Sevilla pertenece, como Pastrana y su antecesor Gilabert, a la Federación de Servicios Públicos (FSP), la más fuerte de la organización por número de afiliados (más de 13.000 en Sevilla) y delegados sindicales junto a la de Metal, Construcción y Afines (MCA). Figueroa lleva 30 años vinculado al sindicato, siempre desde la FSP, a la que llegó desde la presidencia del comité de empresa y la sección sindical de la Diputación de Sevilla.

Fuentes del sindicato regional no desvelaron qué Federaciones sectoriales han retirado su confianza a Figueroa ni aludieron a motivos concretos para ello sino a un desacuerdo genérico con su forma de "hacer las cosas".

Esta crisis interna, en la que hoy Pastrana tratará de poner orden, llega en un momento delicado para el sindicato ante la próxima convocatoria, junto a CCOO, de una huelga general de funcionarios el 8 de junio en todo el país que servirá para medir la capacidad de movilización de las organizaciones sindicales además de ensayo ante el escenario cada vez menos alejado de una huelga general global, según han reconocido los principales dirigentes sindicales en sus últimas declaraciones tras los recortes aprobados por el Ejecutivo.

El conflicto en Sevilla se une además a lo ocurrido en Cádiz, donde la prevista dimisión el lunes del secretario general, Pedro Custodio, vino acompañada de la sorprendente renuncia de toda su Comisión Ejecutiva, lo que obligó ayer a UGT-A a nombrar una comisión gestora para dirigir el sindicato hasta la celebración del próximo congreso para el que se barajan las fechas de septiembre u octubre. La dimisión de Custodio obedece a las dudas sembradas sobre gastos poco claros que mermaron la confianza del sindicato en él aunque el comité de cuentas interno no halló irregularidades.

  • 1