Deportes

Cristian y el asfixiante sol abrasan las ideas del Betis B

Un sol de justicia caló en el ingenio de un Betis B que sucumbió ante el Marbella y que teatralizó el modus vivendi de una categoría, la Segunda B, en la que los errores mayúsculos son sinónimo de derrota. El rival, a las órdenes de un aseado y defensivo José Luis Montes, ordenó una táctica milimétrica.

el 16 sep 2009 / 00:56 h.

Un sol de justicia caló en el ingenio de un Betis B que sucumbió ante el Marbella y que teatralizó el modus vivendi de una categoría, la Segunda B, en la que los errores mayúsculos son sinónimo de derrota. El rival, a las órdenes de un aseado y defensivo José Luis Montes, ordenó una táctica milimétrica. Sin Cañas y con Rodri fatigado de bascular, crear, recuperar, replegar y dirigir, el filial asumió el control con imprecisión.

El excesivo calor gripó el motor del B, que trató de hilvanar pese a la congestión costasoleña en la medular. Carlos Rivera, apagado en las transiciones y funcional en las labores defensivas, asumió el control y Parra apenas supo distribuir. La primera acción de peligro del duelo fue de potestad verdiblanca. Diego Segura, intermitente, no supo definir ante Ávila. El conjunto local detectó un déficit de seguridad en la retaguardia visitante y trató de combinar con rapidez.

Con once almas verdiblancas abrasadas por el sofocante calor -los termómetros superaron los 30 grados-, el plantel marbellí decidió retroceder líneas y desgastar al oponente. Carreño perdonó tras un imperdonable error de Igna en una contra de manual. Dominaba con insistencia y cierta brillantez el conjunto heliopolitano, que despidió el primer acto de forma pésima.

Toni y Cristian discutieron a ras de la línea de cal y el visitante, inteligente, se desplomó simulando una agresión. Pardo Martínez, riguroso, mostró el camino de los vestuarios al lateral zurdo. En la jugada posterior, el verdugo del catalán transformó el 0-1. Un auténtico mazazo.

El filial inició la segunda mitad en una fase de desconcierto, y hasta pudo encajar el 0-2 en un latigazo de Santi Moreno que atrapó René. Replicó Zamora a balón parado. El técnico local, Josep María Nogués, reagrupó piezas y mutó su 4-4-1 por un 3-4-2. Rubén Cruz sustituyó a un infortunado Carreño y el filial monopolizó la posesión del esférico. El encuentro era un auténtico intercambio de golpes cuando el colegiado Pardo Martínez expulsó al visitante Pedro.

Con igualdad de efectivos, el B buscó el empate con insistencia. José Luis Montes decidió replegar a sus pupilos y dispuso un 4-3-1 tras la expulsión de Igna en un penalti que no materializó Zamora. Su frialdad fue el preámbulo de un final que abrasó a un filial que pierde opciones de play-off.

  • 1