Cultura

Crítica de cine: 'La última casa a la izquierda'

el 16 sep 2009 / 05:37 h.

Qué se podía esperar de la nueva versión de una cinta que en su momento pasó desapercibida y que hoy sólo era recordada por ser la primera de la filmografía de Wes Craven?. ¿Qué esperanzas podíamos albergar si el material de partida era una bazofia infumable con actores pésimos y un guión aún peor del que sólo se salvaba algún minutejo suelo? ¿Acaso podíamos pretender que en esta época de poca o nula imaginación se consiguiera sacar de donde no había nada para obtener un producto medianamente decente? ¿Es que todavía somos tan ilusos que seguimos buscando en el cine de terror norteamericano la originalidad que perdió hace muchos años?

Por si alguien tiene dudas al respecto (y espero que no), las respuestas a las cuestiones anteriores son: NADA, NINGUNA, NO, A VECES.

A la luz de la última de ellas, se desprende que, por mucho que nos apaleen como cinéfilos, nunca perdemos la esperanza de volver a encontrar alguna chispa de buen cine de terror en el mercado yanqui. Pero aquí no lo hay.

En su lugar, los (i)responsables que han perpetrado este remake, se decantan por las opciones obvias: mucha más sangre y casquería y un final políticamente correcto comparado con el original (que gastaba más mala baba) son las cartas de presentación de un filme que invierte cero neuronas a la hora de perseguir el aprobado raspado, quedándose lejos, muy lejos, siquiera del insuficiente, ya sea por la nula capacidad del director para innovar, sea (sobre todo) por que los actores se pasean por delante de la cámara intentando convencer al respetable para que pase un mal rato... Y digo si lo consiguen, aunque no creo que de la manera que les hubiera gustado.

  • 1