Local

Cronenberg y locura

el 24 nov 2011 / 11:35 h.

TAGS:

Habiéndole dedicado una película completa (la extraña e irregular Spider) no era descabellado pensar que en algún momento, y más aún ahora en que Cronenberg parece haber abandonado definitivamente el tipo de cine por el que se hizo conocido (ver columna lateral), el cineasta canadiense abordara una historia con personajes reales que trabajaron con las disfunciones de la mente. ¿Y quiénes serían más adecuados que Sigmund Freud y Carl Jung, padres del psicoanálisis?
La historia de Un método peligroso arranca en una clínica de Suiza en 1904, donde se nos presentan los desvaríos y transformaciones físicas de una paciente rusa, Sabine Spielrein (Keira Knightley), a la que empezará a tratar un joven Jung que, por aquel entonces, inicia su trayectoria en el campo de la psicología. Jung (el prolífico Michael Fassbender, al que hemos visto este año en X-men: primera generación encarnando a Magneto), que vive en una clínica cercana a Zurich en compañía de su esposa embarazada, cuenta con 29 años de edad, 11 más que los que Sabine, a la que trata su cuadro de histeria violente siguiendo las teorías de Freud (Viggo Mortensen en su tercera colaboración con Cronenberg tras Una historia de violencia y Promesas del este) sobre el psicoanálisis o curación mediante la palabra. De este modo, Jung descubrirá que la muchacha fue violentada y humillada de niña por su padre y que su enfermedad y fragmentada personalidad son el fruto de desórdenes sexuales y emocionales. Desde ese momento, y por la influencia de otro psiquiatra, Otto Gross (Vincent Cassel), Jung se verá envuelto en una turbadora atracción hacia su paciente que traerá nefastas consecuencias. n

  • 1