miércoles, 20 marzo 2019
14:33
, última actualización
Local

Crónicas de una esperanza

Tras la convivencia en las entrañas de la aldea, con tan solo 500 habitantes, ‘Periodistas Solidarios’ continúa trabajando en el proyecto ‘Laovo Cande’ proporcionando a los niños Candemba Uri, en Guinea Bissau, un futuro más próspero.

el 24 ago 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Por Miriam Barroeta

600_Foto (16047381)Hacia el año 2006, Laovo Cande, un habitante procedente de una tribu fula perdida en los bosques de Guinea-Bissau, ya tenía el sueño de emigrar al territorio español, la tierra prometida. Fue entonces cuando murió ese mismo verano a bordo de una piragua con destino a Canarias. Pero no todo acaba aquí. La muerte de Laovo fue el inicio del proyecto de futuro para 60 niños de esta aldea, que vivían en condiciones de extrema pobreza y que, actualmente llevan un continuo seguimiento gracias a la solidaridad de 50 periodistas voluntarios preocupados por su situación.

Este proyecto es una especie de homenaje al fallecimiento de Laovo Cande y a todas las víctimas que desencadena la emigración, y que ha dado paso a la esperanza para la aldea. «La opción para ayudarles fue constituir una sección dentro de la asociación de la prensa que se llama Periodistas Solidarios e impulsamos un proyecto en el que hemos conseguido grandes avances» indicó José Bejarano, que ideó el proyecto junto al fotógrafo Emilio Castro. En solo dos años, comenzó a experimentar una transformación que está mejorando las circunstancias precarias del poblado.

La idea del proyecto surgió cuando Bejarano y Castro se trasladaron a Candemba Uri para convivir con los habitantes durante 11 días. Al compartir con ellos su vida tradicional fueron conscientes de que carecían de lo más básico. La aldea, cercana a la ciudad de Bafatá, es la segunda del quinto país más pobre del mundo, sin acceso a la educación, agua potable o sanidad, con un suministro de electricidad sólo a base de generadores, y ahora también con el riesgo del ébola a las puertas. «Vivían en un estado nefasto, conocimos las necesidades de su aldea y nos propusimos a echarles una mano», manifestó Bejarano.

En la primera fase, lograron construir una escuela para 60 niños de tres a seis años y una cooperativa agraria gestionada por mujeres. La fase que ahora comienzan permitirá la construcción de un centro de salud, una casa del cooperante, el suministro de agua potable y sistemas de regadío, una granja avícola con 400 gallinas y una radio para dar voz a las mujeres africanas.

Periodistas Solidarios se ha marcado como reto inminente duplicar las aportaciones económicas para que todos los niños de Candemba Uri puedan tener una educación. La escuela infantil ya en marcha está alfabetizando a 60 niños, gracias a las aportaciones económicas de 45 amigos solidarios. «Si conseguimos llegar a cien donantes, y con tan sólo 20 euros trimestrales, el sueño de educar a todos estos niños será una realidad. Con ellas se pagará el sueldo de las maestras», señaló Bejarano. También hay pueblos que están colaborando en esta iniciativa, como Cañada Rosal yFuentes de Andalucía, que además son de tradición emigrante. «En estos pueblos hay personas que se sienten parte de la emigración y la inmigración», afirma Bejarano. Las construcciones se ejecutan con subvenciones públicas de los dos ayuntamientos y de la Diputación, mientras que «del mantenimiento nos encargamos nosotros por nuestra cuenta».

«Hacemos solicitudes, en nombre de la Asociación de la Prensa y Periodistas Solidarios, de bienes que faltan en la aldea, y normalmente, hay muchas empresas que están colaborando de toda España», destacó. Son empresas como Persan, que se comprometió a suministrar periódicamente detergentes y lavavajillas para mejorar la higiene de la aldea. Además, donó un sistema de bombeo para el agua potable de la comarca, y 1. 500 pastillas de jabón.  

Por otra parte, Canal Sur también proporcionó un gran apoyo de difusión comprando el documental del proyecto «Laovo Cande», ya terminado, grabado paulatinamente desde los primeros cambios en la aldea hasta el momento actual. El dinero del documental va directamente al proyecto. También tienen aportaciones fundamentales que suponen una enorme ayuda económica de otras empresas como DHL, que realiza el transporte gratuito de toda la mercancía hasta el puerto de Barcelona, luego, la empresa Agrogeba manda contenedores con las existencias a Guinea Bissau. Asimismo, la fundación de la ONCE aportó el material escolar, mochilas, libretas y bolígrafos. Otras empresas solidarias fueron Unilever, suministrando 1.500 kilos de Maizena; Prohinso, que facilitó un sistema de placas solares con 17 paneles para alimentar la radio; y Arrocerías Herva de San Juan de Aznalfarache, que ofreció 500 kilos de semillas de arroz para su plantación en Candemba. «El propósito es de no acabar nunca, lo que queremos es hacer un seguimiento garantizándoles la educación, la alimentación y la salud desde ahora hasta que se hagan adultos en las mejores condiciones posibles. Todos los años iremos añadiendo un granito más al proyecto», aclaró Bejarano.  La emisora de radio de la cooperativa de mujeres está dando sus primeros pasos con la rehabilitación del edificio donado por el gobernador de Bafatá. La finalidad es darle voz a las mujeres de la comarca. Es un momento histórico para los africanos, pues será una de las primeras emisoras de radio de mujeres en África y, sobre todo, teniendo en cuenta que es una zona de tradición musulmana.

  • 1