miércoles, 23 enero 2019
16:11
, última actualización
Local

Crustum, amor a la panadería de calidad hecha con pasión

El entorno de la Plaza del Pan vuelve a hacer honor a su nombre tradicional

el 01 ago 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Gatronomia 03 Una de las trabajadoras nos presenta la variedad de productos. / J.C. El entorno de la Plaza del Pan, su nombre popular aunque hoy en realidad se llama Plaza de Jesús de la Pasión, recupera una actividad que hace honor a su nombre tradicional, recobrando para el barrio ese sabor y ese aroma a masa recién elaborada en una ciudad tan maltratada por los panes preelaborados y congelados, que, a pesar de la fama de aquellos panaderos que venían de Alcalá. Crustum es, por así decirlo, otro negocio casi recién llegado al barrio, situado en la calle Puente y Pellón, abrió sus puertas el pasado mes de Octubre. Donde tienen obrador propio y se elaboran panes durante todo el día, además de otros productos como magdalenas, cañas de chocolate a base de hojaldre de mantequilla. El inspirador de todo esto es Pepe Tovar, cuyo objetivo es ofrecer un pan de calidad a buen precio, para ello se ha rodeado de un equipo  profesional que, aunque ha variado de elementos a lo largo del año, sigue manteniendo la idea original de ofrecer pan de calidad recién salido del horno, para mantener productos recién hechos durante todo el día a la venta. Tovar ha viajado por España y el extranjero estudiando las tradiciones panaderas de distintas zonas, con especial vinculación con Galicia, de donde procede parte de su familia, región originaria de una de las especialidades de la casa, el Piruchu Moscoso, pan homenaje a una conocida familia de panaderos de Santiago de Compostela. Además, en el mostrador de Crustum se ofrecen molletes, panes integrales, baguettes, entre otros. Harina de primera calidad, largo tiempo de fermentación y trabajo a mano de la masa, no hay otros secretos para el mejor pan.

  • 1