lunes, 20 mayo 2019
16:27
, última actualización
Economía

CTA supera el medio millar de proyectos de I+D+I con 400 millones de inversión

Corporación Tecnológica de Andalucía financia iniciativas con 130 millones en las que participan 299 grupos de investigación al servicio de las empresas. Energía y medio ambiente, TIC, aeronáutica y agroalimentación son las industrias que absorben mayor número de iniciativas respaldadas.

el 14 feb 2014 / 00:05 h.

TAGS:

Ocho años y medio de existencia del que, hoy por hoy, es todo un referente en la necesaria alianza entre la empresa privada y la administración pública en la labor de I+D+I, yendo de la mano y no cada una por su lado. Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) aprobó ayer una tanda de nuevos proyectos de investigación que la hicieron rebasar una cifra redonda, la de los 500, que suman ya por encima de los 400 millones de euros como volumen de inversión global. Imagen del Comité Ejecutivo de Corporación Tecnológica de Andalucía, encabezado por su presidente (quinto por la izquierda) y celebrado ayer en Sevilla. / EL CORREO Imagen del Comité Ejecutivo de Corporación Tecnológica de Andalucía, encabezado por su presidente (quinto por la izquierda) y celebrado ayer en Sevilla. / EL CORREO En concreto, son 502 proyectos, que han movilizado 401,61 millones de euros y han recibido 130,17 millones de subvención, según datos actualizados y facilitados ayer por esta fundación privada promovida por la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía y que preside Joaquín Moya-Angeler. En ese medio millar de iniciativas han participado –o actualmente participan– 299 grupos de investigación, procedentes de las nueve universidades públicas andaluzas, sin olvidar un conjunto de centros investigadores también públicos, como son el CSIC y el agroalimentario Ifapa, este último el mayor que existe en España para la agricultura, la ganadería y la pesca y adscrito a la Administración autonómica. Estos grupos han percibido un 21,6 por ciento del incentivo global, con 73,23 millones. Es decir, al tiempo que realizan una investigación enfocada hacia la empresa, semejante financiación permite sostener el sistema público de profesionales dedicados a la I+D+I. La industria que más proyectos acapara en estos más de ocho años es la vinculada con la energía y el medio ambiente, con 126, en especial por la especial apuesta realizada en Andalucía por las fuentes alternativas, con la solar por bandera, aunque también las aportadas por la biomasa y el viento. Detrás, las tecnologías de la información y la comunicación, en un negocio boyante y con infinitas aplicaciones a los más diversos ámbitos (la salud, seguridad vial, educación, etcétera): 118. En tercer lugar habría que hablar de la aeroespacial y de procesos productivos, habida cuenta del empuje que los aviones europeos A400M (de transporte militar) y A380 (de pasajeros) han supuesto para las firmas auxiliares, siendo en total 104 los proyectos amparados por CTA. La agroalimentación y la biotecnología contabilizan cada una 56. La edificación y la obra civil (sobre todo en los apartados de eficiencia energética, de procesos y de materiales) consiguieron financiación para 29 labores de I+D+I. Y, por último, el ocio y el turismo lo hicieron para 13 proyectos. «Existen sectores como el biotecnológico o las TIC, más intensivos en tecnología, que actúan como palanca de la innovación en el resto del tejido productivo. Sin embargo, es preciso incorporar la innovación a todos los sectores y especialmente a aquellos más tradicionales que tienen un importante peso en el Producto Interior Bruto nacional y especialmente en el andaluz, como la construcción, el turismo o el agroalimentario», explican desde CTA. En cuanto a la tipología de los proyectos respaldados, la investigación industrial cosechó128, el desarrollo tecnológico, 183, la innovación tecnológica, 132 y los estudios de viabilidad –imprescindibles para afrontar, por ejemplo, una nueva línea productiva–, 59. «El estudio ImpaCTA, elaborado por CTA en colaboración con la consultora Deloitte, señala que el 30 por ciento de los proyectos financiados por esta corporación son el principio de una relación estable posterior entre la empresa y el grupo de investigación subcontratado. Este dato del estudio no hace más que constatar algunas conclusiones que ya habíamos extraído de la propia experiencia, puesto que muchas de las empresas que empiezan a colaborar con grupos de investigación, luego buscan mantener esa relación e incluso la amplían más allá del mínimo exigido por CTA». Es más, recuerdan las fuentes, de esas alianzas «nacen cátedras y otro tipo de acuerdos estables de cooperación, como becas o premios, entre otros». Pero tal relación no es sólo entre la empresa y el grupo investigador, sino también de las compañías entre sí, y resulta, al final, un caldo de cultivo para emprender conjuntamente. De hecho, casi una cuarta parte (el 23 por ciento) de los proyectos se ejecuta en colaboración entre dos o más firmas. «Esto es un aspecto muy importante. La cooperación entre empresas puntúa en la evaluación de los proyectos». No se ven como enemigas o rivales, ni temerosas de que una le quite negocio a la otra. «Para las pymes resulta especialmente beneficiosa, genera un mayor impacto en la región y además ayuda a las empresas a acostumbrarse al modo de trabajo para programas nacionales y europeos, a los que hay que acudir en consorcio», comentan en CTA. No en vano, los 0,8 millones de euros de media de presupuesto es poco para una multinacional como Abengoa, pero mucho para una pequeña firma. Energía, prioritaria El Comité Ejecutivo de Corporación Tecnológica de Andalucía, reunido ayer en su sede en Sevilla, aprobó 7 nuevos proyectos de I+D+I, que movilizarán una inversión privada en innovación superior a 7,3 millones de euros. Las iniciativas recibirán más de 3 millones en incentivos de CTA y el 18% del presupuesto incentivable de los proyectos se subcontrata a 13 grupos de investigación de las universidades andaluzas de Almería, Córdoba, Granada, Jáen, Sevilla y el IFAPA. Entre estos proyectos destacan uno de integración de potencia offshore en la red eléctrica, y que ejecutarán Abengoa, Green Power Technologies y Telvent; otro que indaga un modelo avanzado de producción para invernaderos y que realizarán Compañía Industrial de Aplicaciones Térmicas, Gogarsa y Prima-Ram; un tercero de aprovechamiento energético de residuos agrícolas para plantas de clínker, que desplegarán Holcim, Geocycle y Contenedores Lirola; y un cuarto de investigación solar de Abengoa.

  • 1