martes, 11 diciembre 2018
19:40
, última actualización
Deportes

Cuando Aíto fue Roth

El estadounidense lleva el mismo balance del técnico madrileño en sus primeros 14 partidos. Los cambios en el plantel fueron claves entonces.

el 03 ene 2015 / 12:14 h.

Aito Aíto García Reneses, en su etapa de entrenador del Cajasol. Foto: Ramón Navarro Nadie puede negar que la temporada del Baloncesto Sevilla está siendo nefasta, al menos por lo que respecta a la Liga Endesa, porque en la Eurocup va cumpliendo. Que haya cruzado del 2014 al 2015 en posición de colista, disputadas 14 jornadas, es una realidad objetiva, pero dentro de un contexto con tantos cambios en el equipo y en la propiedad del club, observada con desconfianza y recelo por el entorno desde el primer minuto que Jefferson Capital Funding puso un pie en San Pablo, parece una situación inaudita y sin precedentes. El plantel verdirrojo viaja este mediodía a Las Palmas para medirse mañana a Herbalife, dirigido por el maestro Aíto García Reneses, un mito de los banquillos que en su primera temporada en Sevilla no mejoraba los registros de Scott Roth a estas alturas de la competición. Efectivamente, después de caer en Fuenlabrada en la jornada 14 (82-78), el Cajasol despedía el 2012 y se adentraba en el 2013 bajo una incertidumbre que no era muy diferente a la que ahora acompaña a la entidad sevillana, con 3 victorias y 11 derrotas. Eso sí, no era colista, porque Manresa y Lagun Aro sólo sumaban dos triunfos.En esa primera parte de la temporada, Cajasol también encajó derrotas humillantes como ha sucedido en esta –recientemente en Vitoria (100-60)–, como en Madrid ante Estudiantes (76-46), también compitió bien ante los grandes y perdió ante equipos de su liga. Sumó hasta seis derrotas consecutivas, dado que no ganó un partido entre la quinta jornada y la undécima, cuando sorprendió a Bilbao en Miribilla (76-79). Las sensaciones que transmitía aquel equipo en ese tramo hacían saltar también todas las alarmas, cuando el equipo venía además de tres excelentes temporadas de la mano de Joan Plaza. Pero era Aíto, y no Scott Roth, y el entorno del club confiaba en la pericia de la leyenda de los banquillos, aunque en la pista hubiera cada día pocas situaciones a las que agarrar el optimismo. Después de 14 partidos, el club ya había hecho rectificaciones en la plantilla, como es habitual en estos casos. Bradley Buckman dejó el club después de promediar 5 puntos y 6 rebotes en 25 minutos; llegó otro pívot, Robert Dozier, con experiencia en Miami Heat, pero también se marchó, cuando el equipo se hizo con los servicios de Latavius Williams, el jugador que en buena medida cambió el rumbo de los acontecimientos. Llegó en la jornada 10, y de sus tres primeros partidos, el Cajasol ganó dos, y estuvo cerca de ganar en la pista del Joventut el tercero seguido. En cuatro partidos promediaba 12 puntos y 7 rebotes, y se convirtió en el líder de un equipo en el que los americanos no marcaban diferencias como debieran. Hasta la llegada de Williams, Tomas Satoransky lideraba las estadísticas, mejorando a Asbury y Holland, por supuesto a Milenko Tepic, y hasta a Bogdanovic. El Caja también incorporaba en diciembre al base estadounidense con pasaporte búlgaro, de 36 años, Rod Blakney, con experiencia en Unicaja de Málaga. Aquel Cajasol era el peor de la competición en ataque (68,7) y el décimo en defensa (78,5). Acabó la competición en el puesto 15, igualado con el 16, con 12 victorias, a cuatro del descenso que marcaba Lagun Aro. Aíto utilizó en total a 17 jugadores aquella temporada, incluidos los jóvenes Porzingis, Radicevic y Guillermo Corrales. Salvo Williams, ninguno de los americanos de aquella temporada siguieron en la siguiente con Aíto. La temporada 2008-09, que arrancó con Manel Comas, fue incluso peor. Después de 14 partidos también era colista con solo dos triunfos, el segundo de ellos ya con Pedro Martínez en el banquillo del San Pablo. En una competición con 17 equipos, acabó en el puesto 14 con diez victorias. Hubo además cinco cambios de jugadores en la plantilla aquel año, en el que fue clave la incorporación en febrero de Clay Tucker. En la última década hay otro año como colista: la 2005-2006, entonces con cuatro victorias.

  • 1