Economía

«Cuando hay catástrofes en países pobres, ahí van nuestras depuradoras»

Desde enero de este año es el director general de Dinotec, y sustituye al frente de la empresa familiar a su padre, que la fundó en 1975. La firma sevillana se dedica a la ingeniería especializada en el tratamiento de aguas. Foto: Antonio Acedo.

el 14 sep 2009 / 20:56 h.

-¿Cómo vive este primer año al frente de Dinotec, empresa familiar creada por su padre?

-Era una cosa programada desde hace dos años, cuando mi padre empieza a jubilarse y a ejercer de presidente. A principios de este año me ascienden a director general. Cogí la compañía con una facturación de unos diez millones en 2006 -sólo en contratación directa de la empresa- y prevemos llegar este año a los 18 millones. Los cambios culturales en una empresa familiar al pasar a la segunda generación pueden provocar una fuerte subida para la firma o que se hunda.

-¿Cuáles son las previsiones que maneja para 2008?

-Esperamos alcanzar una facturación de 24 millones. Queríamos duplicar en tres años desde que comencé al frente de la empresa y vamos a superarlo con creces, porque lograremos llegar a ese objetivo en tan sólo año y medio. Y también hemos pasado de tener 70 trabajadores a casi 100.

-¿Cuál es la línea que tiene previsto seguir en la empresa?

-Totalmente continuista en lo que se refiere al negocio, aunque definiéndonos más como especialistas en agua frente a la diversificación. Nos hemos dado cuenta de que hay un mercado que es para especialistas y queremos centrarnos en todo lo que es el agua, tanto potable, como residuales urbanas, como aguas industriales difíciles. Esto es más o menos lo que hemos venido haciendo hasta ahora, aunque no de grandes industrias.

-¿Cuáles son los principales cambios que está haciendo?

-Aunque es continuista, profesionalizamos las gestiones. Hay un nuevo organigrama en la empresa, y se ha promocionado a directivos. Y mi padre se queda como presidente no ejecutivo, porque tiene mucho que aportar por su experiencia. La política con respecto a los trabajadores también se ha cuidado y ha cambiado mucho.

-¿Qué supone hacerse con las riendas de una firma familiar?

-Es una cuestión sentimental y es un orgullo el pertenecer a ella, además de la responsabilidad de ser capaz de hacerla aún más grande. Cuando una empresa es familiar todo lo que ocurre en ella se vive a flor de piel.

-¿Qué dificultades tiene Dinotec para aplicar ingeniería avanzada desde Andalucía?

-Somos pioneros en Andalucía en el tema de aguas. Y tecnológicamente estamos a primer nivel de Europa. No hay problema en trabajar desde aquí porque desarrollamos la ingeniería y porque tenemos una visión de exportación que nos permite fabricar tipo mecano, con ingeniería al detalle. Por eso no tenemos ningún problema para llegar a países como Irak o Rumanía.

-¿Cuál es vuestra perspectiva de cara a la exportación?

-Perú es uno de los objetivos. También Rumanía, con el que llevamos trabajando tres años. Hemos ido ya a Argelia o Marruecos.

-¿Cuál es la peculiaridad de vuestras depuradoras?

-Hacemos unas muy pequeñas que se destinan a países que sufren catástrofes. En 2007 hemos hecho colaboraciones con ONG, como con Bomberos en Acción para llegar a Perú. De hecho, llegamos los primeros. Con Ayuda en Acción hemos enviado tres potabilizadoras. Hacemos depuradoras versátiles que caben en un avión comercial. Para desarrollar el producto han sido necesarios seis años de investigación.

(Lea la entrevista íntegra en la versión impresa de El Correo de Andalucía)

  • 1