Economía

Cuando la cabra deje de tirar al monte

Son el sustento de cerca de 8.000 familias andaluzas y ayudan a fijar la población rural, aunque casi no se les escucha. Las cabras y toda la actividad económica que generan están en "peligro", sobre todo, por la imposibilidad de dar valor añadido al producto en origen y la falta de relevo generacional.

el 16 sep 2009 / 04:06 h.

(Vídeo: Bianca Lionte)

Son el sustento de cerca de 8.000 familias andaluzas y ayudan a fijar la población rural, aunque casi no se les escucha. Las cabras y toda la actividad económica que generan están en "peligro", sobre todo, por la imposibilidad de dar valor añadido al producto en origen y la falta de relevo generacional.

"Son explotaciones familiares donde todo el mundo arrima el hombro, porque nos da para vivir al límite". Antonio Rodríguez es cabrero y responsable del sector de la organización agraria COAG, que ayer presentó las bondades de los productos que se obtienen de este animal en los jardines del Parlamento andaluz a través de una exposición.

En el acto, muchos cabreros de distintas zonas de la comunidad y curiosos, que se sentaron a escuchar las principales reivindicaciones de COAG ante la situación de "crisis permanente" que vive el sector. Para Antonio, como para otros trabajadores que viven de lo mismo en la región, no hay días de fiesta, ni vacaciones de verano. La explotación le exige todas las horas del día y de la noche. Su pena, que un oficio como el suyo, "que es vocacional", tiene todas las papeletas de perderse.

La causa está muy clara: los jóvenes no quieren dedicar su vida laboral a un trabajo tan sacrificado, "sobre todo si encima cuentan con más problemas que otra cosa a la hora de poner en marcha una explotación", indica Jorge Puerto.

Este cabrero, que además fabrica quesos en la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules, ve el futuro "negro". "Casi todos los cabreros que hay en la comunidad son mayores y desde las Administraciones no se fomenta nada la continuación de la tradición", critica.

Los principales problemas del sector caprino son el bajo precio al que se paga la leche en origen y que los chivos se cotizan al mismo coste que hace 20 años, mientras que el de los piensos se ha disparado en los últimos ejercicios debido "a la especulación y a los cambios en la Política Agraria Común (PAC)", según COAG. "Además, si queremos producir nuestros propios productos se nos exigen las mismas condiciones que a las empresas grandes y eso es muy difícil de afrontar", añade Puerto.

Fueron muchos los que se acercaron por los jardines del Parlamento para ver la muestra de productos y recibir su degustación. De hecho, la organización agraria repartió más de 3.500 raciones de distintos alimentos, como queso, requesón, leche o carne del animal. Entre los asistentes, algunos de los ex mineros de Boliden, que continúan con su acampada frente al Parlamento después de 108 días de huelga.

Al otro lado, algunos políticos de distinto signo, entre los que se encontraba la consejera de Agricultura, Clara Aguilera. Y en medio, ciudadanos curiosos que se llevaron leche de cabra a casa.

  • 1