Cultura

Cuando la música antigua se tiñe de folclore

Xavier Díaz-Latorre y Pedro Estevan traen al Festival de Música Antigua de Sevilla (Femàs) los ‘sones de palacio y las danzas de rasgueado’.

el 10 mar 2010 / 19:34 h.

Las obras del hotel del Algarrobico se frenaron en 2006.

"Tocando la guitarra en mi barrio hace muchos años aprendí a rasguearla, bastante tiempo después descubrí que este sonido es la base de mucha de la música que hoy tocamos en ciudades de todo el mundo". Así lo recuerda Xavier Díaz-Latorre, uno de los grandes nombres de la cuerda pulsada en España. Él, junto con su inseparable percusionista Pedro Estevan, integran un dúo que se ha presentado, por segundo año consecutivo, en el Festival de Música Antigua.

Sones de palacio y danzas de rasgueado es el título del programa y de su último disco, un recorrido por algunos de los grandes nombres de la guitarra barroca en el siglo XVIII. "De las piezas de Gaspar Sanz, Santiago de Murzia y Francisco Guerau nos ha llegado, en el mejor de los casos, una línea melódica o una anotación rítmica, el resto tenemos que recrearlo nosotros", argumenta Díaz-Latorre, quien ha encontrado en estas músicas pretéritas la esencia perfecta que combina afectos populares y clásicos.

"El folclore es la base de lo que hacemos, tenemos que conocerlo bien para ser capaces de adornar con soltura y dar el punto exacto, nuestra música es tan cortesana como popular, tal vez por ese punto intermedio guste tanto", explica Estevan, un nombre clave en estos sonidos.

Y aunque ante el público su repertorio se circunscriba al periodo que va del Medievo al siglo XIX, en la intimidad ambos músicos dan rienda suelta a las posibilidades de sus instrumentos, "algunas veces en los intermedios nos hemos visto improvisando una salsa". Nada sorprendente si se tiene en cuenta que Díaz-Latorre se curtió primero tocando música contemporánea y Estevan fue el fundador de la Orquesta de las Nubes, un encantador proyecto de fusión sonora.

  • 1