Local

¿Cuándo usó Miguel la silla?

El juez investiga las llamadas del testigo que vio al joven en León XIII.

el 17 oct 2009 / 19:35 h.

TAGS:

El papel de la silla de ruedas y la hora en qué los implicados en el crimen se deshicieron del cuerpo de Marta del Castillo siguen siendo dos de las grandes incógnitas.

Un testigo, vecino de Miguel Carcaño, declaró a los pocos días de desaparecer Marta y por voluntad propia que había visto a Miguel manipulando una silla de ruedas sobre la 1.30 horas, lo que le extrañó dado la hora y que era un objeto de la madre del joven, ya fallecida.

Un testimonio que no estaba contaminado con las informaciones publicadas en la prensa, ya que aún no se había detenido al que luego resultaría ser el asesino confeso.

Sin embargo, las llamadas al móvil de Carcaño le sitúan en Camas a esa hora. El juez del caso ha ordenado recientemente que se localicen todas las llamadas de este testigo que asegura haber visto a Carcaño la noche del crimen manipulando una silla de ruedas sobre la 1.30 en el pasillo del bloque.

El magistrado ha aceptado la prueba propuesta por el letrado de Javier Delgado, hermano del asesino confeso, quien la solicitó el pasado mes de septiembre para trata de aclarar estas contradicciones horarias y que permitirían conocer si realmente el cadáver de Marta fue sacado de la vivienda de madrugada, tal y como la Fiscalía sostiene.

De hecho, es una de las claves para que María García, la novia de Javier Delgado esté imputada en el crimen, porque a esa hora ella reconoce que estaba en el piso y que no se acostó hasta las 2.00 horas.

Con el rastreo de las llamadas del testigo, el abogado José Manuel Carrión quiere situar dónde estaba el testigo a la 1.30 horas, ya que podría aclarar a qué hora salió el cadáver de Marta de León XIII y descartar la participación de Javier en los hechos, ya que a esa hora estaba en su bar, como demuestran varias llamadas.

La hora en la que este testigo vio a Miguel no cuadra con el registro de llamadas al móvil del joven, que a esa misma hora recibe una de la madre de Marta.

Las antenas localizan esa llamada en el repetidor de Camas, lo que cuadraría con las horas que Carcaño siempre ha ofrecido de la secuencia del crimen, pues él siempre ha mantenido que llegó a casa de su ex novia, menor de edad, a las 22.50 horas.

El testigo, en cambio, afirma tajantemente que fue a esa hora porque esa noche, era un sábado, había quedado con unos amigos y éstos le mandaron un mensaje sobre la 1.15 horas preguntándole dónde estaba porque se estaba retrasando.

Poco después abandonó el piso de León XIII y en ese momento vio a Miguel manipulando una silla de ruedas en el pasillo que accede a su vivienda, como probando si cabía por la puerta de la casa.

La contradicción es evidente, con lo que sólo caben dos posibilidades: que el testigo se equivoque de hora o que Miguel estuviera en León XIII y su teléfono lo dejara en Camas. La primera posibilidad la apunta el mismo Carcaño, quien reconoce que su vecino le vio, pero que se equivoca de hora.

La otra opción cuadraría con el nuevo relato que ofrece la menor de Camas, quien en su última declaración, además de situar el lugar en el que tiraron el cuerpo en una zanja tras su casa, afirma que Miguel salió por la ventana pasada la una de la madrugada y que se dejó olvidado el móvil.

  • 1