Local

Cuánto tarda en cocer un huevo

Seguramente no sean pocos los lectores que compartan con este columnista una cierta preocupación por la recidiva de la crispación que parece estar anticipando el Partido Popular ante el comienzo del curso político.

el 16 sep 2009 / 07:23 h.

TAGS:

Seguramente no sean pocos los lectores que compartan con este columnista una cierta preocupación por la recidiva de la crispación que parece estar anticipando el Partido Popular ante el comienzo del curso político. Se han dicho cosas extremadamente graves sobre escuchas telefónicas, naturalmente sin mandamiento judicial, y otras lindezas que de ser ciertas pondrían en tenguerengue el sistema democrático. Me resisto a creer que el móvil de Trillo haya estado pinchado, por lo que el PP tendría que darse prisa en presentar las pruebas, si es que existen, antes de que la alarma pudiera extenderse entre la clase política y la ciudadanía en general.

El huevo que acaba de poner la gallina crispada y cacareando está a punto de echarse a cocer, y de la temperatura que alcance el clima político dependerá que nos lo tengamos que comer duro o migando pan después de romperle con mimo el cascarón. Porque, ¿cuánto tarda en hacerse un huevo pasado por agua? Nuestras abuelas sabían que lo que rezar un credo. En la Sección Femenina les decían a las muchachas que medio Cara al sol, y a los que están azorados o siempre pensando en las musarañas se les pasan de cochura, que es el riesgo que tiene delante la familia popular.

Esta segunda legislatura con Zapatero en la Moncloa se había venido caracterizando precisamente por la decisión de Rajoy de dar carpetazo al estilo de oposición que tuvo a España de los nervios entre 2004 y 2008. Tanto los portavoces como las caras del partido ante la opinión pública eran otros, y el propio presidente, tan gallego, se estaba esmerando en la contundencia al oponerse pero sin renunciar a formas corteses de las que parecía impregnarse el entero cuerpo de la militancia.

Así de felices nos las prometíamos hasta la irrupción del caso Gürtel en el centro de la atención pública. Las tradicionalmente sosegadas vacaciones estivales se han convertido en un campo de batalla con el que los medios de comunicación han hecho su agosto. La lentitud judicial en sus procedimientos y el descarado interés socialista para que no se enfríe la olla, porque así se habla menos de la crisis, del bajón de ZP en cuanto a su índice de popularidad y de esas medidas, que más bien parecen apósitos aplicados a un enfermo grave, como es el caso de nuestra situación económica. El panorama ha cambiado abruptamente y nos tememos un preestreno del curso político con toda la compañía en escena y gran juego de pirotecnia y decibelios.

El PP ha de medir bien sus tiempos, saber hasta dónde debe llegar y evitar aquellas acusaciones que no pueda demostrar. O lo que es lo mismo, calcular lo que tarda en cocer un huevo. No sea que en ese estado de pérdida de papeles y confusión, a Rajoy le ocurra lo que cuentan de Isaac Newton -el sabio más despistado de la Historia- cuando haciendo tal comprobación e ir a cronometrar el tiempo que llevaba la cocción se descubrió el huevo en la mano y el reloj en el cazo.

  • 1