miércoles, 24 abril 2019
12:01
, última actualización
Local

Cuarenta historias policiales

La cruz al mérito policial reconoce hoy las labor abnegada de un grupo de héroes en el que casi todos son policías... aunque no todos.

el 22 nov 2013 / 10:04 h.

TAGS:

15307365 Hoy será un día grande para las 40 personas –32 agentes locales de Sevilla, uno de Villamanrique de la Condesa, cuatro Policías Nacionales y tres ciudadanos de a pie– que serán condecoradas con la cruz al mérito de la Policía Local de Sevilla con distintivo blanco por, entre otras cuestiones, haber salvado vidas, impedido atracos o detenido a una banda que se dedicaba a traficar con productos falsificados. Son actuaciones muy diversas y que en muchas ocasiones han sido muy arriesgadas para sus protagonistas o han requerido unos nervios de acero para que la intervención concluyese de forma exitosa. A ello hay que añadir que muchos de los hoy condecorados actuaron estando fuera de servicio. Hasta tal punto llega la profesionalidad de estos agentes que incluso implicaron en sus actuaciones a familiares que les acompañaban. Éste es el caso de David Moure, que junto a su mujer embarazada, salvaron la vida de una niña de poco más de un año que había sufrido un cuadro de desvanecimiento y convulsiones. Para ello no dudó en meterse con su coche por calles prohibidas con objeto de llegar cuanto antes al centro de salud. Su rápida actuación fue vital para que la pequeña esté ahora en perfecto estado. Este ejemplo deja de manifiesto la entrega de estos agentes, que en varios momentos de su intervención afirmaron que “Sevilla es una ciudad segura” y que no hay mejor profesión que “ser Policía Local en Sevilla”. De hecho, el agente Adrián Trashorras, policía que presta servicio en el distrito Sur y que estando fuera de servicio evitó que en Sevilla Este fuese agredida sexualmente una joven, en referencia a las Tres Mil Viviendas aseguró que se transmite que en esa barriada hay un nivel de inseguridad más alto del real e incluso indicó que quizás haya más seguridad que en otros puntos de la ciudad porque en ese barrio trabaja la Policía Nacional, la Autonómica y la Local. Un testimonio que llamó la atención fue el de Francisco Javier Santos, que por evitar que una mujer fuese agredida por su marido, ha perdido la movilidad de su muñeca. Estuvo a punto de tener que dejar el cuerpo, “pero aquí sigo montando en moto”. También fue muy clarificador el relato de Lázaro Fernández, que junto al agente Manuel Urbina y al policía de Villamanrique de la Condesa Victoriano Díaz lograron rescatar de entre las llamas de su casa a una niña de dos años. La pequeña entró en parada cardiorespiratoria, pero gracias a la rápida intervención de estos agente y de la colaboración ciudadana la menor se salvó. Pero remarcó Fernández que si todo hubiese salido mal, en vez de ser un héroe, “hubiera sido un villano”. Además de salvar vidas y evitar atracos, lo agentes también realizan largos trabajos de investigación para resolver diferentes actos ilegales. En este grupo se encuentran Ana María Bernal y sus compañeros, que realizaron una importante intervención contra la propiedad intelectual en la que se incautaron de más de 15.000 artículos “cuyo perjuicio económico hubiera rondado entre los 4 o 5 millones de euros”. Bernal reconoció que la crisis está haciendo mucho daño y está provocando que se haya “dado un repunte en las falsificaciones de ropa”. Asimismo, señaló que también ha crecido la venta de tabaco de contrabando. Como anécdota relató que han llegado a detectar la venta de tabaco en una tienda de ropa interior, “y es que la gente intenta sacar dinero de donde puede”.

  • 1