viernes, 22 marzo 2019
09:14
, última actualización

Cuatro años con la calle sin asfaltar

Los mayores de la residencia Guadaíra y sus familiares reclaman al Ayuntamiento que asfalte el acceso al geriátrico.

el 13 nov 2011 / 20:22 h.

Los mayores de la residencia Guadaíra piden que se arregle la entrada al geriátrico.

Desde el año 2007, la barriada alcalareña de Nueva Alcalá cuenta con la residencia de mayores Guadaíra, donde residen aproximadamente 200 personas de la tercera edad, entre ellas muchas con movilidad reducida que necesitan silla de ruedas u otra ayuda para desplazarse.

Si bien el interior del centro está magníficamente dotado de todos los medios para hacer la vida de los mayores lo más cómoda posible, no ocurre igual con la entrada a la residencia. Desde que se llevó acabo la obra del inmueble, la calle está en las mismas condiciones, es decir, los internos y sus familiares llevan cuatro años esperando que se asfalte el acceso al edificio con lo que se daría por concluida la construcción de la residencia.

Que los mayores puedan salir a pasear cada día se presenta como una misión casi imposible, puesto que han de enfrentarse a un pavimento lleno de piedras y de gravilla que dificulta enormemente la movilidad de estas personas, que ya tienen limitada su autonomía por cuestiones de la edad.

Charcos. Con la llegada de las primeras lluvias la situación se agrava aún más, pues se forman grandes charcos a la puerta de la residencia, lo que impide a los mayores salir a pasear en los días que el buen tiempo permite dar una vuelta al aire libre.

Cansada de este compás de espera, la asociación de familiares de los mayores de la residencia ha pedido la complicidad de la asociación de vecinos del barrio, para realizar medidas de presión frente a la Administración local, única responsable del asfaltado del terreno.

Por eso han comenzado una recogida de firmas para exigir que se adecenten y finalicen unas instalaciones que llevan cuatro años esperando para que los mayores tengan la posibilidad de ser lo más autónomos que sea posible, y puedan salir a pasear por el barrio como cualquier vecino más.

Por su parte, el Ayuntamiento alcalareño ha respondido a las críticas vecinales sobre la situación en que se encuentra el barrio asegurando que ya está en conversaciones con una constructora que se ha comprometido a asfaltar la zona antes de que finalice este año.

Sin embargo, los vecinos insisten en que no confían en las promesas del equipo de Gobierno pues, según Carlos Contreras, presidente de la asociación de vecinos de la zona, "ya nos hizo la misma promesa el anterior concejal de Servicios Urbanos, Juan Burgos, y seguimos en las mismas".

  • 1