Local

Cuatro artistas espectaculares

el 23 feb 2013 / 22:57 h.

TAGS:

Flamenco
Trilogía
HHHH
Teatro de la Maestranza. 22 de febrero. Artistas invitados:  Pastora Galván, El Pele, José Luis Montón y Ara Malikian. Acompañantes:Ramón Amador, Patrocinio Hijo, Miguel Ortega, El Londro, José Moreno e Israel. Entrada: algo más de medio aforo.

De un tiempo a esta parte existe la creencia de que los críticos vamos siempre a machacar a las figuras de moda, cuyos nombres están en mente de todos. Nada más lejos de la realidad. Anoche hubo tres grandes figuras del flamenco en el Maestranza, eso sí, poco mediáticas, que sin grandes pretensiones, sin contarnos ningún cuento, dejaron claro de lo que son capaces de hacer cada uno en su campo: Pastora Galván, en el baile, El Pele en el cante y José Luis Montón en la guitarra. Sin olvidarnos del violinista libanés Ara Malikian –un auténtico espectáculo– ni del guitarrista cordobés Patrocinio Hijo, que vino para acompañar a El Pele y nos volvió locos.
Sólo puede haber un gran espectáculo de flamenco si hay grandes artistas, y anoche los hubo. Son flamencos y nos dieron jondura de la buena, que a eso fuimos, aunque el teatro registrara algo más de media entrada. Inexplicable. ¿Poca publicidad del concierto? ¿La crisis?

Buen repertorio, que se cumplió según lo programado. Hermoso taranto de Pastora Galván, con sus poses un tanto estudiadas y copiadas de su hermano Israel, pero derrochando gracia y unas facultades asombrosas. Mejor en las alegrías, aunque sobrara el número de la silla. Pero en este baile, la hija del maestro Galván nos ofreció unos paseos y un braceo excelentes.

Sin duda, lo más espectacular de la noche fue la actuación del guitarrista José Luis Montón, de una técnica depurada y un enorme talento compositivo. Fue espectacular, sobre todo, por el citado violinista libanés, que arrancó los aplausos más calurosos en  El Zorongo y La Tarara. Cuesta definir lo que puede hacer con este instrumento. ¿Quién dijo que el pellizco es sólo nuestro?

El Pele ha tenido noches mejores en Sevilla, aunque tampoco defraudó. Nunca sabemos por dónde va a salir y eso le da misterio a su cante. De voz, como nunca. Pero eso de cantar sentado en un sillón papal y no en una silla de aneas, seguramente le restó concentración. Así y todo, sus soleares de Cádiz fueron emocionantes y por seguiriyas, algo mejor, cuajó tres buenos cantes de Jerez, el Puerto y Cádiz. Luego hizo malagueñas de El Mellizo y La Trini con remate abandolao, y le cantó zambras a Pastora Galván para homenajear a la gran Marifé de Triana de una manera improvisada.
Fue un buen concierto, con pinceladas de arte. Tampoco les pedimos mucho más.

  • 1