Local

Cuatro detenidos por el intento de ocupar un chalé del Ejército en San Bernardo

Cuatro personas fueron detenidas ayer por la Policía Nacional tras intentar okupar uno de los chalés abandonados desde hace años que el Ejército posee en Eduardo Dato, frente a la Fábrica de Artillería. Dos de ellos saltaron la verja, rompieron el cierre de la puerta y comenzaron a bloquear las entradas.

el 15 sep 2009 / 01:05 h.

TAGS:

Cuatro personas fueron detenidas ayer por la Policía Nacional tras intentar okupar uno de los chalés abandonados desde hace años que el Ejército posee en Eduardo Dato, frente a la Fábrica de Artillería. Dos de ellos saltaron la verja, rompieron el cierre de la puerta y comenzaron a bloquear las entradas por dentro en pleno día, pero el vigilante los vio y dio la voz de alarma.

Dos varones, miembros de la red que defiende la okupación como solución a la falta de vivienda y que están a punto de ser desalojados de la casa en la que viven ahora, fueron sacados por la Policía del interior del chalé número 7 de Eduardo Dato, una casa señorial en estado ruinoso y llena de maleza que dejó de utilizarse en torno al año 2000. Precisamente ahora, Defensa acaba de anunciar su intención de rehabilitarla -igual que los otros cuatro chalés que posee en esa calle- para instalar alguna de sus dependencias.

Los dos quedaron arrestados por un delito de ocupación ilegal, fueron trasladados a la Jefatura de la Policía y a media tarde se les trasladó al juzgado, según informaron fuentes policiales. Otras dos chicas, que jaleaban la acción desde fuera del edificio, fueron detenidas también acusadas de resistencia a la autoridad, después de enfrentarse a los agentes que desalojaron a sus compañeros.

La entrada en la casa se intentó a plena luz del día, sobre las once de la mañana, para asombro del vigilante de seguridad que custodia los cinco chalés que Defensa tiene en Eduardo Dato, quien avisó de inmediato a la Policía Nacional. A los dos chicos les había dado tiempo apenas de entrar en el edificio y bloquear por dentro dos de los accesos cuando fueron sacados de su interior por los agentes, no sin forcejeos. Los arrestados son Pablo M.M., de 32 años, y Juan Francisco M.C., de 24. Ni los okupas ni la Policía especificaron si hubo heridos.

En la puerta, unas quince personas con una pancarta apoyaban la acción y terminaron enfrentándose a los agentes, según testigos presenciales. Dos chicas, María Luisa B.G., de 22 años, y Eva A.G., de 21 fueron arrestadas y llevadas a media tarde ante el juez junto a sus compañeros. Todos quedaron en libertad por la noche.

Tras los incidentes, el vigilante de los chalés especulaba, mientras reponía las cadenas y candados que protegen la verja y la puerta del edificio asaltado, con que desde Navidad había símbolos de okupación pintados a ambos lados de la puerta de esa casa y a él le escamaba. En realidad, la cosa parece más prosaica: el grupo está a punto de ser desalojado de la casa que ocupa ahora, también de forma ilegal, según fuentes de la red social que apoya la ocupación en Sevilla. Este periódico contactó con las personas que participaron en la intentona, pero rechazaron explicar sus motivos ya que el ala más radical de este movimiento, a la que pertenecen, está en contra de los medios de comunicación.

Sin embargo, portavoces de la Asamblea de Casas Viejas -la principal referencia del movimiento okupa sevillano- sí quisieron destacar que, aunque fuera una ocupación con tintes "políticos y sociales, de personas sin casa que ocupando un edificio abandonado reivindican el derecho a una vivienda que en este país no se cumple", son otro tipo de okupas: éstos no pretendían fundar un centro sociocultural, sino encontrar un sitio para vivir. Puede que incluso sin saber que el chalé elegido es del Ejército.

  • 1