Local

Cuatro menores se pierden en el campo jugando al rol

El juego de rol les salió caro, aunque podría haber terminado en tragedia de no haber contado con la ayuda de la Policía Local y la Guardia Civil. Los jóvenes habían interpretado su papel hasta el extremo de desorientarse por completo. Sus padres no fueron avisados hasta que fueron encontrados.

el 15 sep 2009 / 10:31 h.

TAGS:

El juego de rol les salió caro, aunque podría haber terminado en tragedia de no haber contado con la ayuda de la Policía Local y la Guardia Civil. Los jóvenes habían interpretado su papel hasta el extremo de desorientarse por completo. Sus padres no fueron avisados hasta que fueron encontrados.

Los juegos de rol han desencadenado dramáticos sucesos desde que surgieron en EEUU a finales de los 60. La noche de pasado miércoles podría haberse sumado otro más a la negra lista de no ser por la intervención de la Policía Local y la Guardia Civil en Los Palacios y Villafranca.

Cuatro menores habían iniciado un juego de rol por la tarde que los condujo a la zona del lago de Diego Puerta, un humedal de origen artificial donde recalan miles de aves y pescan los aficionados, a unos tres kilómetros al norte del núcleo urbano. En los juegos de rol, cada participante adquiere una personalidad o papel concreto que ha de interpretar hasta donde su imaginación le depare. A estos jóvenes, según han relatado fuentes de la Policía Local, el juego los llevó hasta un terreno pantanoso de abundante vegetación, lo que hizo más difícil aún su búsqueda.

Los agentes de la Benemérita recibieron una llamada a las 22.20 horas en la que se les daba cuenta de que varios menores palaciegos se encontraban perdidos y desorientados cerca del lago de Diego Puerta. La oscuridad y la maleza hacían especialmente difícil orientarse por la zona, así que los guardias civiles requirieron la colaboración de la Policía Local.

desorientados. Los agentes, en una operación conjunta de ambos cuerpos, rastrearon toda la zona, hasta que recibieron otra llamada a través del teléfono móvil. Los policías les inquirieron para que indicaran su ubicación exacta, pero es probable que no encontraran ningún referente claro, pues la búsqueda se alargó hasta la medianoche.

Una vez rescatados en una peligrosa zona del humedal, los menores fueron acompañados hasta el centro de salud Virgen de las Nieves de Los Palacios, donde varios enfermeros los atendieron por los arañazos y rasguños que presentaban en brazos y piernas. Sólo entonces, los agentes avisaron a los padres.

  • 1