Local

Cuatro mujeres suicidas matan a medio centenar de personas en Irak

La violencia no cesa en Irak. En esta ocasión cuatro mujeres suicidas cometieron ayer otros tantos atentados que causaron la muerte de medio centenar de personas e hirieron a más de 300. Tres de las agresiones tuvieron lugar en Bagdad y la cuarta fue en la ciudad de Kirkuk.

el 15 sep 2009 / 08:49 h.

TAGS:

La violencia no cesa en Irak. En esta ocasión cuatro mujeres suicidas cometieron ayer otros tantos atentados que causaron la muerte de medio centenar de personas e hirieron a más de 300. Tres de las agresiones tuvieron lugar en Bagdad y la cuarta fue en la ciudad de Kirkuk.

Después de varias semanas en las que se registró un considerable descenso de la violencia, los actos terroristas vuelven a ser noticia en Irak con los cuatro atentados de ayer. En la capital, al menos 26 peregrinos chiíes perecieron y otros 117 resultaron heridos, según fuentes médicas, en tres explosiones que se produjeron con pocos minutos de diferencia, en tanto que en Kirkuk hubo 22 muertos y 187 heridos en un atentado y un tiroteo posterior.

Aunque los atentados suicida son frecuentes en los últimos años de violencia en Irak, es la primera ocasión en la que coinciden en el mismo día cuatro explosiones protagonizadas por mujeres. Fuentes policiales dijeron que los atentados de Bagdad tuvieron lugar en el corazón de uno de los barrios comerciales de la capital, el de Karrada, y que, al parecer, las acciones estaban coordinadas. Los atentados se registraron en las plazas de Musa Ibn Nusair y de Kahraman, así como cerca del Teatro Nacional Iraquí, en un barrio suele ser escenario de similares ataques, en su mayoría protagonizados por insurgentes suníes.

Los objetivos de los tres atentados de Bagdad eran peregrinos chiíes que se dirigían hacia Kazimiya, donde se encuentra el santuario de Musa Al Kazem, en el norte de la ciudad, para participar en los actos con motivo del aniversario de la muerte de ese imán.

Los atentados registrados en el barrio de Karrada son los más graves desde el 17 de junio pasado, cuando más de sesenta personas murieron en un ataque masivo en el barrio chií de Hurriya, en el este de Bagdad.

Ningún grupo se responsabilizó ayer de estas acciones violentas, pero, según fuentes policiales, los atentados cometidos en Bagdad tienen el sello de militantes de la organización terrorista Al Qaeda.

Mientras tanto, en Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, 22 personas perecieron y otras 187 resultaron heridas en un atentado protagonizado por una desconocida que llevaba un cinturón de explosivos y que lo hizo detonar en el centro de la ciudad. Después de la explosión se registró un tiroteo entre kurdos y turcomanos. Entre los heridos por este intercambio de disparos hay un coronel del Ejército.

Kirkuk es la ciudad más importante de una rica región petrolera del norte de Irak, con una población de mayoría kurda y centro de disputas entre las autoridades del Kurdistán iraquí y del Gobierno de Bagdad.

Toque de queda. Por su parte, las autoridades iraquíes declararon ayer el toque de queda en Bagdad y en Kirkuk tras los cuatro atentados, según informó la agencia de noticias independiente Asuat al Iraq. La medida en la capital y alrededores afecta a vehículos y motocicletas, mientras que en Kirkuk incluye también a viandantes.

  • 1