viernes, 22 febrero 2019
11:47
, última actualización
Local

Cuatro se ríe de los 'reality' con 'La isla de los nominados'

el 03 jul 2010 / 20:33 h.

El equipo de actores que dará vida a la nueva serie de Cuatro.

Mezcla de humor y parodia de programas muy conocidos con las típicas nominaciones, expulsiones, normas... La Isla de los Nominados es una serie con formato de falso-reality que deriva en una microcomedia, un espectáculo con las típicas avenencias y desavenencias de un zoológico humano que muestra lo duro que es la convivencia.

La nueva apuesta de Cuatro para el verano se preestrena mañana lunes en prime time, después de El hormiguero. A partir de este día, la cita será de lunes a jueves, a las 21.30 horas.

La vida en la Tierra se ha extinguido. Los concursantes de un reality viven abandonados a su suerte en la isla que sirvió de escenario al programa. Las estúpidas reglas del concurso, que en su día fueron la base del juego, son hoy sus normas de vida. Los nominados son la última esperanza de la Humanidad. Pero ellos, ajenos a todo, siguen jugando.

La Isla de los Nominados es una microcomedia de situación, grabada en un decorado en el que se recrean varios ambientes de una isla desierta en el Pacífico. Los clásicos sets de playa exótica, cabaña rústica, cueva enigmática o selva amenazadora sirven de marco a las aventuras de los personajes.

La serie cuenta con casi una veintena de intérpretes, entre los que hay de todo: veteranos, neófitos, rostros conocidos y caras nuevas. Los elegidos para encerrarse en la isla son Arturo Valls (Camera Café), Elena Irureta (El Comisario), Esperanza Elipe (Camera Café), Cristina Brondo (Poble Nou), Luis Zahera (Celda 211), César Sarachu (Camera Café), Carlos Areces (Muchachada Nui) o Juana Cordero (Camera Café) entre otros.

La parodia de programas muy conocidos es sólo una excusa para bucear en los entresijos de la convivencia. El mecanismo de nominaciones, expulsiones y normas, vacío de sentido, deja al aire lo que de ridículo tiene siempre nuestro comportamiento. Así que es mejor olvidar las referencias y sumergirse en el espectáculo que ofrecen.

  • 1