Local

Cuba no abre los ojos

El régimen castrista planea despedir ahora a un millón de empleados.

el 01 may 2010 / 19:54 h.

TAGS:

Raúl Castro, ayer durante la celebración del Primero de Mayo en La Habana.

Algo se está cociendo entre la disidencia cubana. La muerte de Orlando Zapata, las frecuentes caminatas de las Damas de Blanco y los dos meses de huelga de hambre que acaba de cumplir el opositor castrista Guillermo Fariñas son una muestra de que el cambio no es imposible, aunque sí muy difícil.


Y mucho más cuando la Central de Trabajadores de Cuba (sindicato único) instó ayer a apoyar la "actualización" del modelo económico planteado por el Gobierno de Raúl Castro, que planea despedir a un millón de trabajadores porque hay "plantillas infladas" y se pagan salarios "no vinculados a la producción".


Estas declaraciones de un régimen que tiene al país sumido en una gran crisis, no hacen mas que encender aún más mecha de la disidencia de aquellos cubanos que, fuera ya de su Isla, observan perplejos cómo aumenta la presión estatal sobre sus compatriotas. Así lo piensa Antonio Guedes, un disidente cubano que vive en España desde 1981 y vicepresidente de la Unión Liberal Cubana. Para él, la represión "se ha recrudecido enormemente y hay mucha más represión política". Guedes, que tardó 17 años en obtener el permiso para poder salir de la Isla, asegura que todas las promesas y buenas intenciones de Raúl Castro están completamente paradas y que el plan económico planeado para la Isla es absolutamente "ineficaz". Las razones que llevan a esgrimir estos argumentos estriban en que más del 70% de la tierra es propiedad del Estado y que el régimen continúa culpando de la situación al bloqueo de Estados Unidos cuando el país tiene relaciones comerciales con "más de 190 naciones".


Con el disidente Fariñas al borde de la muerte tras más de dos meses de huelga, el disidente no cree que su fallecimiento sea el preludio de que llegue el momento de los cambios. Éstos, según dijo, únicamente se producirán gracias a los "cambios inesperados de la historia" porque las protestas del pueblo cubano, en caso de que Fariñas fallezca, serán muy pocas y apenas tendrán repercusión ante la opinión pública cubana debido al control absoluto de los medios y la información. "Sabemos más de Fariñas y del resto de los problemas desde fuera del país que desde dentro. Allí es imposible. Todo está controlado. El pueblo no se entera realmente de lo que está ocurriendo allí". Además, el disidente recordó que desde la Revolución castrista más de 500.000 personas han ingresado en la cárcel por motivos únicamente políticos y lo que es aún peor, más de 8.000 han perdido la vida.


primero de mayo. Con este panorama, la Central de Trabajadores de Cuba instó ayer al pueblo cubano a apoyar la "actualización" del actual modelo económico planteada por el Gobierno de Raúl Castro y que según el sindicato único de la Isla "requerirá de extraordinarios esfuerzos y sacrificios".


Salvador Valdés, secretario general de la CTC, hizo estas consideraciones en un discurso en el acto central del Primero de Mayo cubano, que se celebró en la Plaza de la Revolución de La Habana bajo la presidencia del general Raúl Castro y con un multitudinario desfile. "Convocamos a los trabajadores y al pueblo a apoyar la actualización de nuestro modelo económico, que requerirá de extraordinarios esfuerzos y sacrificios, garantizaremos el crecimiento económico y social del país", manifestó Valdés.


Destacó también que "la batalla económica" es "como nunca antes, tarea vital para preservar" el sistema social de Cuba "y librarla con éxito implica que cada cual se disponga a cumplir la parte que le corresponde y esté consciente de que el reordenamiento institucional y laboral involucra a todos".

  • 1