Local

Cuba y EEUU: todo sigue igual

El diálogo entre los dos países vuelve a quedarse parado.

el 20 feb 2010 / 20:10 h.

TAGS:

Diplomáticos de Cuba y Estados Unidos discutieron hoy en La Habana parte del proyecto de nuevo acuerdo migratorio que la isla presentó en la anterior ronda de diálogo, celebrada en 2009 en Nueva York, aseguró un comunicado cubano, pero no lo confirmó el estadounidense.

"Ambas delegaciones evaluaron el comportamiento de los acuerdos migratorios vigentes (...) También discutieron aspectos contenidos en el nuevo proyecto de acuerdo", dice la nota de La Habana.

El comunicado del subsecretario de Estado norteamericano de Relaciones Públicas, Philip Crowley, habla en términos positivos del diálogo pero no cita el nuevo proyecto.

La delegación estadounidense, encabezada por el subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, Craig Kelly, "destacó los aspectos positivos de la cooperación", e "identificó los asuntos que han devenido obstáculos para la total implementación de los acuerdos", según su versión.

Kelly es el funcionario de mayor nivel que ha visitado Cuba desde que llegó Barack Obama a la Casa Blanca.

Para Washington, las "prioridades" del diálogo son: "garantizar" que su Oficina de Intereses en La Habana pueda "operar total y efectivamente (...) comprobar el bienestar de los emigrantes repatriados, y lograr que el gobierno de Cuba acepte la repatriación de los nacionales cubanos que son excluibles por motivos penales".

Según La Habana, su proyecto busca "garantizar una emigración legal, segura y ordenada entre los dos países y cooperar de forma más efectiva en el enfrentamiento al tráfico ilícito de personas".

Cuba afirma que "no podrá garantizarse una emigración legal, segura y ordenada, como establecen los acuerdos migratorios, mientras en los Estados Unidos continúen aplicándose la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos-pies mojados".

Añade que esas normas "constituyen el principal estímulo a las salidas ilegales y el tráfico de personas, al ofrecer un tratamiento preferencial a los cubanos que arriban ilegalmente al territorio norteamericano, sin reparar en las formas y medios utilizados".

El viceministro cubano de Exteriores Dagoberto Rodríguez, jefe de su delegación, dijo que se "reafirmó la importancia y utilidad" del diálogo, y Washington lo cree "un medio para obtener resultados prácticos y positivos que contribuyan a la total implementación de los Acuerdos y a la seguridad de los ciudadanos de ambos países".

Según Crowley, EEUU abordó por aparte el caso del estadounidense Alan Gross, de 60 años, detenido en Cuba en diciembre, acusado de ser agente norteamericano, y pidió su "liberación inmediata", asunto que no mencionan los cubanos.

La Habana también reiteró "la solicitud de autorización de nuevas plazas en la Sección de Intereses de Cuba en Washington para optimizar los servicios consulares que se prestan a los ciudadanos cubanos residentes en los Estados Unidos".

La reunión, inicialmente anunciada para diciembre pasado, se desarrolló a puerta cerrada, en un lugar que no se ha revelado y sin acceso para la prensa.

El presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón, dijo hoy que espera que Washington acceda a negociar otros acuerdos, además de los migratorios.

"Esperamos que algún día Estados Unidos nos responda a las propuestas que le hemos hecho adicionalmente para alcanzar acuerdos en otras áreas, como la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico", declaró Alarcón a periodistas durante una reunión de legisladores cubanos y mexicanos.

El diálogo sobre migración fue interrumpido en 2003 por el anterior presidente estadounidense, George W. Bush, y fue reabierto en 2009 por Obama, entre otros gestos para descongelar las relaciones con Cuba.

Ambos países firmaron hace tres lustros un primer acuerdo migratorio, por el cual Washington daba anualmente 20.000 visas a cubanos y la isla recibía, sin represalias, a quienes intentaban emigrar ilegalmente y eran interceptados por guardacostas norteamericanos.

Pero en los últimos años ambas partes -sin relaciones diplomáticas desde hace medio siglo- se han acusado mutuamente de incumplirlos.

Los estadounidenses convocaron para esta noche a una "velada con miembros de la sociedad civil" cubana en la Sección de Intereses, a la que invitó a "decenas" de disidentes, pero no a la prensa, informaron a Efe fuentes de la oposición.

El disidente Elizardo Sánchez dijo que presumiblemente se repetirá el "esquema" de la reunión de septiembre pasado entre algunos opositores y la subsecretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Bisa Williams, que encabezó entonces una reunión bilateral para normalizar el de correo postal.

Reina Tamayo, madre del preso político Orlando Zapata, trasladado a La Habana esta semana en estado grave tras una huelga de hambre de más de 75 días, confirmó a Efe que fue invitada.

  • 1