miércoles, 23 enero 2019
18:04
, última actualización
Economía

Cuesta mucho salir de Andalucía

La andaluza es la comunidad que registra la menor movilidad de desempleados, con un 87,6% que lleva cinco años sin cambiar de municipio de residencia.

el 29 nov 2014 / 10:18 h.

TAGS:

Javier Cuesta Javier Cuesta La movilidad geográfica se ha convertido en la única opción, sobre todo para muchos jóvenes, con la que tratar de buscar una salida laboral tan complicada en este país. Sin embargo, el estudio publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) arroja que hay una buena parte de la población a la que le cuesta un poco más moverse, siendo Andalucía la comunidad autónoma en la que se registra una menor movilidad geográfica entre sus desempleados. Lo que mide el INE exactamente es el porcentaje de personas en paro que no ha cambiado de municipio de residencia en al menos cinco años, que en Andalucía se sitúa en el 87,6 por ciento, seguida de Extremadura (87,4 por ciento) y Murcia (85,8 por ciento)?. Son éstas las regiones con menor movilidad de desempleados, mientras que en el extremo contrario se colocaron Navarra (67,3 por ciento), Cataluña (74 por ciento) y Cantabria (77,1 por ciento). La media del país, del 81,4 por ciento. De esta manera, en Andalucía, un 4,3 por ciento de los parados lleva viviendo en su mismo municipio entre tres y cinco años, mientras que un 5,5 por ciento no ha cambiado de residencia al menos entre uno y tres años. Son un 2,7 por ciento aquellos que llevan menos de un año en su localidad actual, indica el INE, que cruza datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2014 con los del último movimiento del Padrón. Los trabajadores que han cambiado de municipio dentro de la misma comunidad hace menos de un año se elevaron a 271.100 personas en el conjunto de España, donde el mayor movimiento interno se registró en Cataluña, Madrid y Andalucía, por este orden. En la comunidad andaluza 35.600 ocupados hicieron la maleta y se mudaron a otra localidad por motivos de trabajo. Según Estadística, un 2,1 por ciento de los trabajadores residentes en Andalucía hicieron mudanza, algo por debajo de la media nacional, que fue del 2,5 por ciento. Cuando se trata de cambiar de comunidad por razones laborales, la cifra se reduce. De esta manera, el INE calcula que fueron 110.100 los trabajadores que cambiaron de residencia, siendo la Comunidad de Madrid la que mayor flujo de personas atrajo (26.200), y Andalucía la que se colocó en el segundo lugar del ranking, con 15.200 trabajadores que desembarcaron en su territorio. Por detrás, Cataluña recibió a 12.900 ocupados procedentes de otros puntos de España. Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Castilla y León y País Vasco les siguieron. El nivel de estudios también va aparejado con la movilidad. Así, según el INE los ocupados con mayor nivel también presentan una mayor movilidad geográfica, si bien la tasa fue del 2,7 por ciento en este colectivo. DESEMPLEADOS. Si a lo largo del periodo comprendido entre 2010 y 2014 la movilidad entre los parados ha ido descendiendo constantemente, en 2014 se rompe esa tendencia y el porcentaje de parados que se decidió a cambiar su municipio de residencia en los últimos doce meses ha sido igual al registrado en el año anterior (4,1 por ciento). Así, en términos absolutos un total de 240.400 de los 5.933.300 parados en el primer trimestre de este año cambiaron su lugar de residencia, mientras que el 81,4 por ciento llevan en el mismo municipio al menos cinco años. Y uno de cada tres (el 32,8 por ciento) no ha tenido nunca un cambio de residencia, mientras que otro 14,1 por ciento ha llegado a su municipio actual desde otra comunidad autónoma y el 13,6 por ciento procede del extranjero. En el colectivo de personas sin trabajo los que están más dispuestos a marcharse de su ciudad son los más jóvenes. El 6 por ciento de los parados con edades comprendidas entre los 16 y 34 años ha cambiado de dirección en el último año. En el extremo contrario, son los mayores de 55 años los que menos optan por esta salida, con un porcentaje que se reduce al 1,6 por ciento.

  • 1