Local

Cuidar detalles en el Metro de Sevilla

La línea uno del Metro de Sevilla está suponiendo una auténtica revolución para los miles de sevillanos a los que este medio de transporte les va a cambiar la vida. El entusiasmo con el que unas 200.000 personas han hecho suyo el nuevo metropolitano en sólo cuatro días de servicio da la prueba de que su consolidación...

el 16 sep 2009 / 00:57 h.

La línea uno del Metro de Sevilla está suponiendo una auténtica revolución para los miles de sevillanos a los que este medio de transporte les va a cambiar la vida. El entusiasmo con el que unas 200.000 personas han hecho suyo el nuevo metropolitano en sólo cuatro días de servicio da la prueba de que su consolidación hará cambiar el concepto de movilidad en Sevilla tal y como lo entendemos en la actualidad. El servicio, sin embargo, aún debe afinarse para alcanzar un mayor rendimiento. Con los días de rodaje se irán tapando los defectos y acentuando las bondades de un sistema que permitirá que miles de personas puedan levantarse más tarde cada mañana para ir al trabajo o a llevar al colegio a los niños porque van a contar con un transporte ecológico, eficaz y cómodo que mitigará una buena parte de los atascos que sufren a diario centenares de conductores en los accesos a Sevilla por el Aljarafe y Dos Hermanas. Lo ocurrido ayer, sin embargo, no puede volver a repetirse. Miles de sevillanos hicieron largas colas de hasta dos horas en estaciones de Ciudad Expo, Nervión y Montequinto al no poder comprar billetes en las expendedoras, bien por fallos en las máquinas, bien por la carencia de terminales que pudieran hacer más operativo el acceso y posterior salida. Los operarios del Metro contribuyeron a aliviar el colapso abriendo totalmente las puertas de salida para que no se produjeran aglomeraciones. Además, durante algunas horas no funcionaron las escaleras mecánicas en algunas estaciones, lo que provocó largas colas en los ascensores para subir los carritos de bebé. El Metro es una revolución y transformará nuestras vidas, pero es exigible que la empresa concesionaria cuide los detalles que hacen que un proyecto de tanta envergadura sea asumido y aceptado por los ciudadanos. No parece difícil, después de cinco años de obras y dificultades, cuidar esto detalles para que el Metro no muera de éxito.

  • 1